Jueves, 19 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El último samurái

Nino Rodríguez habla sobre el alcalde de Villavieja de Yeltes tras conocerse la petición del Congreso al Gobierno de paralizar la mina de uranio

A la derecha, Jorge Rodríguez en un acto antimina

Leo en Ciudad Rodrigo al Día que el Congreso pide por unanimidad al Gobierno que paralice la mina de uranio de Retortillo, y lo leo con la alegría que debe de experimentar el pez chico cuando, a fuerza de astucia e inteligencia, muerde al grande. Sé que, al final, el grande se lo acabará comiendo, pero, de momento, la vela que va delante es la que alumbra.

Un humilde matemático del Campo Charro ha plantado cara al dinero, tal como hizo su colega Grigori Perelmán, que, tras sentar las bases para la resolución de la conjetura de Poincaré, renunció a la medalla Fields y al premio que lleva asociado de un millón de dólares. El salmantino tampoco echó cuentas de lo que podría ganar, y de los sinsabores que le acarrearía seguir por el camino que creyó correcto.

Un viejo guerrero japonés se lamenta ante un americano de que los valores materiales estén por encima de los espirituales: “El camino del samurái ya no es necesario”, a lo que el yanki responde: “Ahora es más necesario que nunca”. Eso mismo quiero decirle hoy al alcalde de Villavieja de Yeltes, Jorge Rodríguez, el humilde matemático… el último samurái.

Nino Rodríguez