Martes, 19 de junio de 2018

Medio Ambiente compensará a los ganaderos que sufrieron ataques de lobos entre el 7 de octubre de 2015 y mayo de 2016

Los 199 productores afectados quedaron sin indemnización por la modificación de la Ley  del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad 
La Junta indemnizará a casi 200 ganaderos afectados por los ataques del lobo

El Consejo de Gobierno ha aprobado la concesión directa de una subvención de 207.181 euros a los ganaderos afectados por daños producidos por el lobo en las explotaciones al sur del Duero entre el 7 de octubre de 2015 y el 30 de mayo de 2016. Se trata de los ataques que quedaron sin indemnización por la modificación de la del art. 54.6 de la Ley 42/2007 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

La Alianza UPA-COAG califica de “muy positiva” la decisión adoptada por el Gobierno regional, “fruto de la sensibilidad del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suarez Quiñones, y de la reivindicación constante de nuestra organización agraria, por la que se compensará directamente a cada uno de los 199 ganaderos de Castilla y León que sufrieron ataques de lobos entre el fin del periodo de responsabilidad patrimonial, 7 de octubre de 2015, y el inicio del periodo de la compensación directa  de daños, 30 de mayo de 2016”.

Para UPA-COAG, “se trata de un acto de justicia para los afectados, teniendo en cuenta la decisión que tomaron los tribunales de justicia a favor de la Alianza con sentencia firme por la que la Junta de Castilla y León se veía obligada a asumir las indemnizaciones directas por daños de lobos al sur del Duero”.    

En una situación como la actual de acoso hacia los ganaderos por la expansión descontrolada de lobos en toda Castilla y León, “la decisión del Gobierno regional no hace sino darnos la razón en una reivindicación histórica como es la compensación de daños a los afectados”. Además,  UPA-COAG insiste en reclamar más sensibilidad a las autoridades políticas y judiciales en su tarea de adoptar medidas de control y de defensa a las personas, porque la situación hoy en día exige actuaciones firmes ante los daños económicos que esta especie animal está provocando en las explotaciones ganaderas.