Lunes, 18 de junio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Una usuaria se ve obligada a esperar 45 minutos en mitad de la madrugada a que aparezca el tren

CIUDAD RODRIGO | El tren llegó con un notable retraso, tocándole esperar en la solitaria, descuidada y poco iluminada Estación mirobrigense

Hasta Ciudad Rodrigo Al Día ha llegado en los últimos días una queja por una situación vivida en la Estación de Tren de Ciudad Rodrigo, un lugar olvidado para la mayoría de mirobrigenses salvo para los contados que cogen el tren allí o para los que les gusta hacerse fotos en las estructuras situadas justo al lado de las vías.

En este caso, la queja proviene de una usuaria que fue a coger hace unos días uno de los dos trenes que pasan cada día por Ciudad Rodrigo en mitad de la madrugada: uno en dirección Lisboa, que en teoría pasa a las 2.07 horas, y otro en dirección Hendaya –previo paso por Madrid- que tiene que aparecer a las 3.59 horas, según los horarios oficiales que figuran en la web de Renfe y en un cartel que hay en el recinto propiamente dicho de la Estación (abandonado desde hace década y media).

Sin embargo, la usuaria que nos ha enviado la queja para dar difusión pública a la lamentable situación vivida tuvo que esperar 45 largos minutos a que apareciese el tren que en teoría tenía que pasar a las 3.59 horas, con el inconveniente añadido de que el lugar no es el más apropiado para andar esperando (pese a que hay una marquesina –llena por completo de graffitis-), y mucho menos en mitad de la madrugada.

Como se puede apreciar en la imagen superior, tomada aquella noche, la Estación tiene una deficiente iluminación artificial, lo que incrementa la ya de por sí agobiante sensación de soledad en un entorno ‘abandonado’, como se puede ir viendo en el resto de fotografías de esta información.

En este sentido, la vegetación que hay por el acceso desde el Paseo de la Estación está totalmente descuidada, acumulándose además en los recovecos numerosos restos de basura, algunos de ellos ‘insospechados’, ya que hay hasta dos corbatas tiradas. Asimismo, se puede encontrar lo que fue en su día una silla de plástico totalmente desmembrada, con sus restos esparcidos por varios sitios.

En el momento de tomarse las fotografías, las papeleras de la Estación también estaban llenas de restos de basura, en su mayoría de bebidas. Otro símbolo de este abandono y olvido es que hay dos señales de tráfico en el entorno del edificio de la Estación que están totalmente oxidadas. Precisamente, ese edificio cuenta con bastante vegetación en sus canalones, con los problemas que ello puede suponer. A través de las ventanas se puede ver que la suciedad también se va acumulando en el interior.

Ver más imágenes: