Viernes, 22 de junio de 2018

Escucharás el clamor de la Tierra y de los pobres

Desde el año 2012, Cáritas, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y Redes venimos sumando esfuerzos para liderar una estrategia conjunta de presencia pública orientada a dar voz a un modelo alternativo de desarrollo en el que las personas empobrecidas sean las protagonistas. A esta iniciativa la hemos llamado Enlázate por la Justicia.

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, es una jornada de especial significado para nosotros, que nos hemos unido con el objetivo de “escuchar el clamor de los pobres y de la tierra”, impulsar la toma de conciencia sobre la necesidad de promover el cuidado de la Creación, y de revertir el cambio climático y la degradación ambiental a través de un cambio de actitudes personales y de políticas globales. Recordamos en el marco de esta celebración, el llamamiento a combatir los efectos del cambio climático y a evitar todas aquellas prácticas y hábitos que ahora mismo promueven ese calentamiento global y cuyos peores impactos recaerán en las próximas décadas sobre las comunidades más empobrecidas del planeta.

El Día Mundial del Medio Ambiente es una ocasión inmejorable para recordar que el clima es un bien común que ha sido alterado en las últimas décadas debido a la gran concentración de gases contaminantes, debidos, sobre todo, a la actividad humana. Este fenómeno se ve potenciado, además, por un patrón de desarrollo basado en el uso intensivo de combustibles fósiles, que constituye el núcleo del sistema energético mundial.

El cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. No debe olvidarse, además, que los peores impactos probablemente recaerán en las próximas décadas sobre los países en desarrollo y las regiones más vulnerables. Muchas comunidades pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos relacionados con el calentamiento, y cuyos medios de subsistencia dependen fuertemente de las reservas y ciclos naturales, como la agricultura, la pesca y los recursos forestales. Estos países, que son los menos responsables del cambio climático, al emitir menos GEI (gases efecto invernadero) a la atmósfera en su estilo de vida y producción, son también quienes tienen menos recursos para adaptarse a los efectos del calentamiento. El cambio climático, por otra parte, es responsable de movimientos de población que provocan en quienes se ven obligados a migrar gran incertidumbre e inseguridad ante el futuro de sus vidas y de sus hijos. Es especialmente trágico el aumento de migrantes que huyen de unas condiciones de miseria agravadas por la degradación ambiental, pero que no son reconocidos como refugiados en las convenciones internacionales y carecen, por tanto, de protección alguna.

Los desafíos del cambio climático y la degradación ambiental siguen siendo muchos. Es tanto lo que queda por hacer, que debemos seguir incidiendo en los aspectos básicos de la iniciativa ENLÁZATE POR LA JUSTICIA, porque tanto el planeta como las personas más pobres nos siguen instando a mantener la batalla por la sostenibilidad y el cuidado de la Casa común, como para mantener nuestra alianza como instituciones de desarrollo de la Iglesia.

Os invitamos  el próximo miércoles 13 de junio a una Vigilia de oración en la Iglesia de las Esclavas, en la Calle Azafranal a las 20:00, para escuchar juntos el clamor de la tierra y de los pobres.

ENLÁZATE POR LA JUSTICIA SALAMANCA