Jueves, 21 de junio de 2018

Alberto Martín dimite de su puesto de entrenador en el Club de Balonmano Ciudad de Salamanca

El preparador informó que esta decisión supuso “la más difícil que he tomado en toda su vida”

El año que viene no seguiré como entrenador del equipo de Primera Nacional”, así ha comunicado hoy Alberto Martín que abandonaba el Club de Balonmano Ciudad de Salamanca, “es la decisión más difícil que he tomado en mi vida, y espero que podáis comprenderme”. Tras tres años como entrenador del Club, Alberto ha expresado que ha tomado la decisión de echarse a un lado “y observar desde fuera como este proyecto seguirá creciendo”. 
 

Tras un título de Liga, un ascenso, la permanencia y la tranquilidad en Primera Nacional, “si echo la vista atrás y me veo cuando decidí coger el equipo, ni en el mejor de mis sueños hubiera imaginado todo lo que hemos pasado. Todo eso queda muy a la sombra del verdadero éxito de estos jugadores, el balonmano llegó para quedarse en Salamanca”.

Alberto se enorgullecía cuando  pensaba que “nadie hubiera pensado que este equipo sería portada de periódicos, que los informativos en radio y tv abrirían con nosotros, que en todos los medios digitales estaríamos presentes y que la ciudad, Salamanca, respondería siempre a nuestra llamada”. “La imagen de ver el Pabellón Río Tormes lleno hasta la bandera y animando quedará grabada a fuego en mi para siempre” añadió.

El entrenado agradeció en este comunicado “a todos los que hicieron posible vivir este sueño”. Alberto agradeció también la dedicación de todos los entrenadores, he hizo mención especial a Manuel Moro. Tampoco quiso dejar de lado a los jugadores que estuvieron durante  estos 3 años en el club, el entrenador destacó que agradecía “absolutamente todo, por creer y confiar en mí, por dejaros la piel en cada entrenamiento y partido y por hacernos disfrutar a todos. Sólo nosotros sabemos lo que hemos vivido, lo bueno y lo malo, y como nos hemos unido para sacar adelante las peores situaciones”. 

Alberto finalizó su comunicado agradeciendo a los directivos, a la afición y a la cantera toda su confianza depositada en él. Concluyó citando a M-Clan "no es un final feliz... tampoco es un final", “seguro que nos volveremos a ver”, añadió.