Viernes, 25 de mayo de 2018

“Mis demonios son transparentes y claritos, demonios que te miran a los ojos cuando te hablan”

“Sin la música me sentiría mucho más mayor, envejecería a marchas forzadas y estaría condenado al infierno”, reconoce el veterano rockero que da el salto a la literatura con su biografía novelada
Fortu Sánchez, con la portada de su libro "Mil Demonios".

Relato ameno y trepidante, divertido y atrevido, hermoso y oscuro a partes iguales. Una novela sin artificios, “mi biografía novelada pero con unos toques de ficción, de aventura”, en palabras de su autor, Fortu Sánchez, vocalista y compositor de la legendaria banda Obús. Con ‘Mil Demonios’ (Desacorde Ediciones) ha dado el salto a la literatura, una novela que reconoce “fue tomando forma a medida que se escribía” y en la que “los demonios también intervinieron a su manera y ayudaron a configurar el libro”. Una novela que, por supuesto, derrocha pasión por la música. “La música me lo ha aportado todo y a día de hoy siento que aún me queda mucho que ofrecer”. Este viernes, Fortu Sánchez firmará ejemplares de ‘Mil Demonios’ en la librería Santos Ochoa (de 18.30 a 19.30 horas).

‘Mil Demonios’, novela autobiográfica, ¿se ajusta a la definición que le daría como autor?

Completamente. Es mi historia, mi biografía novelada pero con unos toques de ficción, de aventura. El resultado se ajusta mucho a lo que yo he vivido.

¿Hay que luchar contra los demonios o dejarse llevar por esos “demonios audaces que te enseñan el camino”?

Hay que dejarse llevar por ellos. Sin duda. Los demonios están ahí para para ayudarte no para destruirte. Mis demonios son transparentes y claritos. Son demonios que te miran a los ojos cuando te hablan. Demonios que te apoyan, te sonríen y te miman.

¿Qué le ha dado más vértigo como escritor, la respuesta del público ante la primera novela o sincerarse con uno mismo a través de sus páginas?

Sincerarse puede parecer complicado, pero yo no he tenido prejuicios a la hora de desnudarme para el lector. Es cierto que entran las dudas respecto a la opinión del público o el temor a ciertas interpretaciones y frente a ello opté por la honestidad en lo que contaba.

¿El resultado ha sido la novela que quería escribir o ha ido tomado vida propia?

‘Mil demonios’ fue tomando forma a medida que se escribía. En un principio pensé en una biografía más al uso, sin embargo, después de hablarlo con la editorial, opté por añadir esa dosis de ficción que creo le han dado al libro un pulso bastante acertado. Los demonios también intervinieron a su manera y ayudaron a configurar el libro que veis.

Una novela con mucha música, desde 1981 con Obus, ¿qué motiva a Fortu Sánchez para seguir en los escenarios?

Llevo la música en mis venas, es innegable. Sospecho que sin la música me sentiría mucho más mayor, envejecería a marchas forzadas y estaría condenado al infierno. La música me lo ha aportado todo y a día de hoy siento que aún me queda mucho que ofrecer. Estoy viviendo una segunda juventud y que esto venga de un sesentón ya es mucho decir.

Como pioneros del heavy metal en España, ¿hay relevo generacional para una segunda juventud del heavy metal?

Desgraciadamente, y a pesar de que hay bandas muy buenas con otra forma de ver la música, la gente joven lo tiene muy difícil. En los setenta y los ochenta hubo realmente un movimiento musical muy rico a nivel mundial. Quizás ahora esté algo estancado, creo que la música se ha quedado ahí. El reggaetón, la electrónica y sucedáneos, que no son música, está perjudicando a la guitarra. Por desgracia las tiendas de discos también van desapareciendo y firmas como Gibson están en quiebra, lo que me lleva a pensar que se está perdiendo la riqueza musical de antaño. Ojalá que las nuevas generaciones le den el balón de oxígeno que necesita.