Sábado, 26 de mayo de 2018

Ovación y silencio para Juan del Álamo en una tarde descafeinada

El salmantino tiró de oficio y actitud con un lote exigente y deslucido de Las Ramblas 

Verdugo, rematado y de nombre “Surcador” era el primero de la tarde, toro correspondiente a David Mora. Israel de Pedro le recetó el puyazo al animal, que se durmió en el peto tras una buena primera vara en cuanto a colocación se refiere. Suelto salió el toro de la siguiente vara. Ángel Otero, de marfil y azabache, bregó al animal que salía suelto de todo compromiso con las telas. José Antonio Carretero dejó un fácil par por delante, clavando solamente un palo José María Tejero en segundo lugar al igual que Carretero en el cierre del tercio. Le repitió por la mano derecha en la primera serie a David, que aguantó la proposición y también en los finales logró conectar con el tendido ante el de Las Ramblas. Se puso y logró el toreo cadencioso, templado y ralentizando el tranco del animal albaceteño. El estoconazo fue de ley. Ovación. 

Saleroso”, castaño de capa, con 597 kilos de peso era el segundo de la tarde, primero del lote de Juan del Álamo. Bueno fue el saludo capotero de Juan del Álamo, que dejó dos medias de mucho interés y antes media docena de verónicas echando siempre muy delante los vuelos y recogiendo atrás. Templado toreo del charro. Curro Sánchez le echó la vara al animal, dejando en yoda la yema el puyazo y levantándolo a órdenes del matador en este primer encuentro con el peto. Extraordinario fue el primer par de Roberto Martín “Jarocho”, siguiéndole en suerte el tercero Javier Gómez Pascual y rematando de nuevo Jarocho con otra soberbia entrada por la que tuvo que saludar. Lidió Domingo Siro. De domeñar el tranco fue el inicio de faena de Juan de Álamo ante un toro metiendo la cara y con recorrido y un torero en su sazón intentando hacer el toreo en Madrid. Buen inicio muleteril. Con la cara a media altura, anduvo firme el salmantino para estar delante de su cara y tirar de él con entrega. Atacó en cercanías por la mano derecha Del Álamo ya que por la izquierda se descolocó el toro. Mató de gran estocada. Ovación. 

“Sillero” se llamaba el tercero, un castañi de Las Ramblas marcado con el número 46 nacido en octubre de 2013 con un peso de 618 kilos y primero del lote de José Garrido. A la verónica se estiró el torero extremeño para abrir el compás y gustarse hasta los medios, incluso echándose de rodillas para levantar al tendido. Señaló Aitor Sánchez al animal, que se defendió en ese primer puyazo al relance. De largo se le arrancó en la segunda vara, yéndosele el palo abajo al piquero en una floja pelea por el comportamiento del de Las Ramblas. Antonio Chacón, de berenjena y plata, bregó al toro. Manuel Larios, de obispo y azabache, entró por delante con el primer par de banderillas. Le siguió en suerte José María Amores. Cerró de nuevo el tercio Larios, y la nota predominante de la lidia fue el capote a una mano para llevar al toro al burladero. A los medios con sutileza se llevó Garrido al toro para comenzar a atacarle por la mano izquierda. Por los dos lados porfió el torero ante un animal que se descolocaba e incluso no le permitió cuadrarse para entrar a matar. Frío el público ante un torero que se entregó totalmente.

“Opaco”, de Las Ramblas, fue el cuarto de la tarde, animal de 601 kilos de peso, que fue devuelto antirreglamentariamente por la presidencia por ser huidizo y manso. De José Cruz fue el sobrero, al que saludó con un soberbio ramillete de verónicas el torero toledano. Mario Herrero, de fucsia y oro, le metió las cuerdas a este animal en una breve primera vara. Buen par dejó Ángel Otero en primer lugar, estando habilidoso José María Tejero en su turno ante la lidia de un toro correoso por parte de José Antonio Carretero. Gran último par de Otero, por el que la plaza lo ovacionó. De rodillas inició faena Mora, acariciando las embestidas del astado. Alma le puso a cada muletazo Mora, que dejó una primera serie a diestras gustándose y abandonándose. También gusto dejó en la siguiente serie a diestras, siendo más aislada la repetición del de Cruz a zurdas. Buscó la colocación en la siguiente serie cruzándose al pitón contrario de nuevo por la diestra ante la duración del animal, escuchando dos avisos tras la estocada y rematando de descabello.

Colorado chorreado en verdugo era el quinto de la tarde, de Las Ramblas, “Cantante” de nombre, número 42 y nacido en septiembre de 2013. 643 kilos de toro. Suelto de salida salió el animal, picando Juan Francisco Peña como titular pero yéndose a la puerta de caballos a dejarse pegar sin más. Meritorio par por parte de Domingo Siro para cerrar tercio, en el que el toro incluso lo tocó. Gómez Pascual completó. Faena de sobreponerse ante un astado nada fácil, exponiendo por ambos lados. Mató con la suerte natural de un buen estoconazo. Lo vio fácil y cayó el animal. Silencio. 

Saltamontes”, castaño nacido en octubre de 2013, era el sexto de la tarde, con unas señoras puntas ofensivas apuntando hacia adelante. Óscar Bernal, de verde y oro en su chaquetilla, se encargó del tercio de varas del cierraplaza. De lejos citó al toro Antonio Chacón ante un toro que lidió Manuel Larios. Habilidad tuvo José María Amores en su turno. Incluso desarrollando sentido fue un toro nada fácil al que se enfrentó con pundonor el torero extremeño. Sin duda, el peor toro de la corrida.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Séptima de la feria de San Isidro. Corrida de toros. 15800 espectadores. 

Seis toros de Las Ramblas.

David Mora, ovación y silencio tras dos avisos. 

Juan del Álamo, ovación y silencio. 

José Garrido, palmas y silencio