Viernes, 25 de mayo de 2018

Redesoci@les y S@lud

Las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) se han convertido a gran velocidad y de forma global en parte importante de nuestras vidas. Entre las TICs se encuentra especialmente, entre los grupos de edad más jóvenes, las redes sociales. Estas constituyen una fuente de comunicación e información entre grupos de profesionales y en la población general; pero también una herramienta de desinformación y de manipulación efectiva para hacerlas compatibles con cualquier tipo de negocio. Este resultado se produce a través de la ocultación intencionada de datos que es la técnica más utilizada en el mundo para faltar a la verdad y, manipular la información y, las decisiones de la población susceptible, que son todos sus usuarios.

El mecanismo utilizado en estas redes para crear una buena aceptación y disposición del usuario es crear currículos vitae sobredimensionados y sobrevalorados en los que es imposible analizar sus valores y, los conflictos de interés. Por otra parte está el contexto general de falta de criterios y/o conocimientos para discernir si lo que allí se dice, se aconseja o recomienda tiene rigor y validez o por el contrario puede provocar efectos adversos perjudiciales (daño) y, por tanto, debe ser desechado.

El empleo de TICs para acceder a información sobre Salud es una necesidad para muchos usuarios de internet, convirtiéndose en un instrumento en la “adquisición de información y, por tanto, una herramienta útil para mejorar la Salud al transmitir conocimiento” Por lo que hoy se habla de la importancia de e.Salud.

La preocupación de los profesionales sanitarios por la calidad de la información en las redes sociales ha sido una constante desde sus orígenes y, en este sentido, es importante destacar la escasez de estudios, sobre la relación entre la información sobre la Salud disponible y, su impacto positivo o negativo. Algunas realidades, como alta tasa de demanda y utilización de las Terapias Alternativas y Complementarias o pseudociencias ponen de manifiesto la falta de alfabetización sanitaria de la población porque el modelo biomédico sigue todavía muy presente y, se siguen resolviendo la mayor parte de los problemas de los pacientes con recetas de medicamentos, en lugar de informar y educar a los pacientes y usuarios, sobre todo a los enfermos crónicos, en autocuidados. Este déficit de Educación para la Salud se asocia a una demanda asistencial excesiva que retroalimenta este modelo y, provoca que los sanitarios informen poco y mal. Por otra parte, las Autoridades Sanitarias, en su mayoría, no creen en su importancia y, han dejado de fomentar e incentivar la Educación Sanitaria.

Todo este contexto, hace que los instagramers, blogueros y youtebers irrumpan en las redes sociales y, se conviertan en un elemento perturbador y nocivo al ofrecer a sus seguidores soluciones genéricas para sus enfermedades crónicas. Además, esta situación fomenta la desconfianza y, perturba la relación médico-paciente por la desinformación, la falta de rigor y precisión de la información online.

Por todo este proceso las TICs y, específicamente, las redes sociales se están convirtiendo en un factor de riesgo para la Salud Pública al alterar las respuestas a las enfermedades y, reducir la efectividad de los profesionales sanitarios.

A las madres, por su papel en la transmisión de valores y, Educación para la Salud.

 

JAMCA