Jueves, 19 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los comerciantes se adhieren a las reivindicaciones de la Confederación de Cascos Históricos

Para conmemorar el Día de los Cascos Históricos de España, que tiene como lema ‘Centros Históricos, la madre de las ciudades’

Este viernes 4 de mayo se está conmemorando, promovido por la Confederación Española de Cascos Históricos (COCAHI), el Día de los Cascos Históricos de España, una celebración que tiene como lema Centros Históricos, la madre de las ciudades.

En Ciudad Rodrigo, la Asociación de Comercio, Industria y Servicios, que forma parte de Afecir, se ha sumado a este Día adhiriéndose al manifiesto elaborado por la COCAHI, en el que se recogen una serie de reivindicaciones que tienen como objetivo “preservar estos entornos singulares y relanzar la actividad económica que en éstos se genera, ya que son el centro de todo lo que acontece en la ciudad”.

Entre estas reivindicaciones figura que los Ayuntamientos “pongan énfasis en un desarrollo integrado de los centros históricos” buscando sinergias entre las distintas ordenanzas que rigen las actuaciones en dichos espacios, y que asimismo se procure la cooperación entre los agentes que trabajan, viven, visitan o acuden a los mismos para establecer “un modelo de convivencia productiva”.

En el comunicado se expone que hay que poner los medios públicos y privados necesarios para captar las oportunidades de tipo urbanístico, económico, social y cultural “que impulsen y modernicen estos espacios urbanos”, planteándose al mismo tiempo la necesidad de “afrontar los desafíos” que supone la preservación de las singularidades arquitectónicas, culturales, comerciales y de ocio. En esta misma línea, se pide que se trabaje para mejorar la accesibilidad a los centros históricos armonizando los tipos de transporte.

La Confederación también reclama desarrollar modelos de participación ciudadana para la toma de decisiones en torno a los centros históricos, potenciar el uso responsable del espacio público, potenciar un consumo sostenible “primando la adquisición de productos locales y artesanos”, e intentar conseguir unos centros con “una alta carga residencial para uso y disfrute de los propios ciudadanos”.

Según concluye el manifiesto, lo que se intenta en definitiva es “promover un cambio de paradigma urbano hacia la adopción de una Nueva Agenda Urbana, alineada con la aprobada por la ONU, que debe adoptar enfoques de desarrollo urbano y territorial sostenibles e integrados, centrados en las personas, que tengan en cuenta la edad y el género, mediante la aplicación de políticas integradas”.