Sábado, 21 de julio de 2018

La cuenca española del Duero supera la situación de sequía prolongada

De las trece subzonas, cinco se encuentran en indicadores de normalidad, cinco en prealerta y solo tres en alerta, todas con tendencia de mejora 


Comisión de sequía del mes de abril

La Comisión la Cuenca del Duero se ha reunido hoy en la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero, en Valladolid, para valorar la actual situación hidrológica, cuyo indicador general pasa de alerta a prealerta por primera vez en los últimos trece meses, lo que conlleva dar por finalizada de la sequía prolongada desde el punto de vista técnico.

 
La situación actual de las reservas de agua en la demarcación ha mejorado considerablemente desde mediados de febrero, de modo que los embalses del Estado han subido del 32 al 85% de su capacidad tras las numerosas borrascas.

Este incremento permitirá que la campaña de riego pueda desarrollarse con total normalidad salvo en algunos sistemas como el Pisuerga-Bajo Duero.

Informe mensual

Durante los primeros días de abril, había cinco subzonas en nivel de normalidad (Arlanza, Alto Duero, Riaza-Duratón, Cega- Eresma-Adaja y Bajo Duero), cinco en prealerta (Aliste-Tera, Órbigo, Esla- Valderaduey, Pisuerga y Tormes), y solo tres en alerta: Carrión, Águeda y Támega Manzanas) aunque todas ellas con tendencia a mejorar.

Aunque tras la reunión de hoy la cuenca del Duero sale técnicamente de la sequía prolongada, sigue vigente el Real Decreto 684/2017 que adoptaba medidas para mejorar la gestión de recursos hidráulicos hasta el mes de septiembre, con motivo de la situación de sequía prolongada en la parte española de a demarcación.