Miércoles, 25 de abril de 2018

Stranger things

Extrañas, muy extrañas son las cosas que vienen sucediendo en nuestro país. Hechos y sucesos inexplicables y asombrosos a los que Iker Jimenez debería prestar atención desplazando a ciertos lugares – yo le sugeriría la Universidad Carlos III para empezar - sus equipos de investigación por si son capaces a trasvés de la grabación de psicofonías o detectando la presencia de objetos y seres de otras dimensiones, de explicar alguno de estos insólitos y sobrenaturales sucesos de los que tenemos noticias.

Por ejemplo ¿quién colocó un maletín con casi un millón de euros en el altillo de un armario del dormitorio de los suegros del exconsejero de la Comunidad de Madrid, Sr. F.Granados? Juan Alarcón, su suegro, declaró que «Como está el cuarto de baño, todo el mundo tiene la manía de entrar ahí» y su esposa también alegó ignorancia «No tengo ni puñetera idea de cómo llegó allí ese dinero» ¿Qué ser fantasmagórico pudo colocarlo en tan recóndito lugar?

Otros casos frecuentes de fenómenos extraños son las cuentas aparecidas en Paraísos Fiscales a nombre de un buen número de personajes de la vida política y pública cuyos titulares parecen desconocer su existencia ¿qué ente espectral y maligno pudo abrirlas? También podemos incluir en este apartado el caso de los sobres voladores que viajaban de un lugar a otro sin que ninguna mano humana los trasladara.

Por último, en estos últimos días hemos tenido noticias de otro inquietante suceso en los límites de la realidad. La materialización de un Master de la Universidad Carlos III en manos de la Presidenta de la Comunidad de Madrid sin necesidad de asistencia presencial y avalado por un etéreo trabajo de fin de estudios, a lo que debemos sumar la turbadora capacidad de la Señora Cifuentes para viajar en el tiempo y gestionar matriculas o pagar tasas. Tal vez domine algunas disciplinas del ancestral arte de la alquimia.

No deja de ser curioso que todas estas cosas extrañas, muy extrañas, le sucedan a ciertas personas y no a otras ¿por qué? Creo que hay suficiente material para que, a falta del desparecido Jimenez del Oso, sea Iker Jimenez quien las incluya en su Nave del Misterio. Por cierto que yo, a su afirmación de “El misterio nos hace vivir[i],  añadiría: sí, pero a unos mejor que a otros.  

El Premio Novel de Literatura, Mario Vargas Llosa, en su novela “El héroe discreto” cuenta que su protagonista, Felícito Yanaqué, cansado de ser extorsionado y chantajeado, hizo publicar en el periódico El Tiempo de Piura, en Perú, el siguiente anuncio: Aunque me hayan quemado la oficina de Transportes Narihualá, la empresa que he creado con honrado esfuerzo toda la vida, públicamente les hago saber que nunca les pagaré el cupo que me piden para darme protección. Prefiero antes que me maten. No recibirán de mí ni un solo centavo porque creo que a los bandidos y ladrones como ustedes, las personas honradas, trabajadoras y decentes no debemos tenerles miedo, sino enfrentarlos con determinación hasta mandarlos a la cárcel, donde merecen estar.

Y es que todas estas sobrenaturales cosas que vienen sucediendo, tienen algo en común: la falta de honradez.  La falta de honradez de tantas y tantas personas que creyéndose impune abusan de su posición de privilegio para lucrarse ilícitamente. Personas a la que si no desenmascara los estudiosos de lo paranormal, deberán ser los jueces quienes lo hagan y les manden a cárcel que, como dice el bueno de Felícito, es donde deben estar.

Que representes de los ciudadanos a los que pagamos, muy bien por cierto, para que trabajen en interés de todos, se atrevan a insultar nuestra inteligencia con fantásticos relatos y mentiras indecentes, que abusen de nuestra confianza refugiándose en cargos y disfrutando de prebendas inmerecidas y que roben a manos llenas nuestros impuestos, arrastrando por el fango el noble arte de la política, es vergonzoso e indignante.

Extrañas, muy extrañas son las cosas que vienen sucediendo, quizás ya sea hora de “que las verdades no tengan complejos, que la mentiras parezcan mentiras… que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena”. Me sumo, sin condiciones, a estos bueno deseos de mi admirado Joaquín Sabina. Sea

 

[i] https://www.ikerjimenez.com/