Sábado, 21 de julio de 2018
La Sierra al día

Los soportales de la Plaza Mayor salvan el Día del Trago

LA ALBERCA | Unas 200 personas acudieron a la tradicional festividad que organizó el Ayuntamiento albercano
El alcalde, Miguel Ángel Luengo, repartiendo vino en el Día del Trago de La Alberca. Fotos: Ayto. La Alberca

El mal tiempo afectó ayer a la Sierra de Francia, que se despertó bajo un manto de nieve, pero pese a ello, las celebraciones del Lunes de Aguas tuvieron lugar en lugares cerrados al resguardo de la lluvia, que tomo el relevo de la nieve. En La Alberca era el turno del Día del Trago, la tradición local para el Lunes de Aguas. La fiesta se compone de dos partes. La carrera de gallos, que se recuperó el pasado año, no se pudo celebrar, al ser peligroso el galope de los caballos en el empedrado mojado, pero el reparto de vino en la Plaza Mayor desafió al tiempo y logró tener éxito.

El alcalde de la localidad, Miguel Ángel Luengo, señaló que en un principio los escancianos tuvieron pocas visitas cuando se inició el acto en torno a las seis de la tarde, pero que el tiempo dio una tregua y coincidió con la llegada de varios autobuses de turistas, por lo que al final participaron más de 200 personas.

Los escancianos, aquellos que se hayan casado este año, junto con los concejales, son los encargados de repartir el vino a los vecinos del pueblo reunidos en la plaza. Su origen estaría en el agua que La Alberca cedía a pueblos como Monforte o Sotoserrano, es decir, La Alberca dejaba correr libremente el curso de los ríos que llevaban agua a estas localidades, a cambio de un impuesto tasado en vino.