Sábado, 21 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Senado aprueba una moción para impulsar que las Fortificaciones de La Raya sean Patrimonio Mundial

La moción, que contó con el respaldo de todos los grupos de la Cámara Alta, fue presentada por el PSOE

La Comisión de Cultura del Senado ha aprobado por unanimidad una moción presentada por el PSOE a través de la cual se insta al Gobierno de la Nación a potenciar e impulsar la candidatura de las Fortificaciones de La Raya como Patrimonio Mundial de la Humanidad. La moción del PSOE fue defendida por la senadora por la provincia de Salamanca Rosa López, quién reivindicó el potencial de este Patrimonio fronterizo.

En lo que se refiere a Castilla y León, las Fortificaciones de Frontera que formarían parte de esta candidatura son las de Ciudad Rodrigo, el Real Fuerte de la Concepción de Aldea del Obispo, y el conjunto de San Felices de los Gallegos en la provincia de Salamanca; y el Fuerte de Carbajales de Alba, el Fuerte de San Carlos y la villa amurallada y el castillo de Puebla de Sanabria en tierras zamoranas.

Desde el punto de vista de Rosa López, “la excepcionalidad del conjunto y el paisaje cultural que lo integran” hacen que las Fortificaciones de la Raya Hispano Lusa reúnan los requisitos para obtener la Declaración como Patrimonio Mundial según marca la Convención de París de 1972 sobre la protección del patrimonio mundial cultural y natural.

Para Rosa López, la fórmula ideal para que las Fortificaciones sean declaradas como Patrimonio Mundial podría ser la que hizo que Siega Verde obtuviera la Declaración en 2010, como extensión de la que ya tenía el Parque Arqueológico del Valle del Côa en Portugal. En este caso, la localidad portuguesa de Elvas ya cuenta con la Declaración, con lo cual una ampliación al resto de ciudades fortificadas de la frontera que cumpliesen los requisitos marcados por la UNESCO “sería la vía más eficaz”.

Para ello sería preciso por supuesto plantear acciones conjuntas con el Gobierno portugués y las ciudades portuguesas que también quieren esta Declaración. En lo que se refiere a los pasos, la candidatura de las Fortificaciones debe ser validada por el Consejo de Patrimonio Histórico y su grupo de trabajo de Patrimonio Mundial para ser incluida en la ‘lista indicativa’. A partir de ese momento, deberá ser apoyada en las instancias internacionales oportunas para conseguir la Declaración efectiva.

Para Rosa López, la obtención de la distinción como Bien de Patrimonio Mundial de las Fortificaciones supondría la “globalización cultural” de un paisaje “histórico y cultural” como es La Raya, una de las fronteras más antiguas de Europa, “inmutable desde el siglo XIII”.