Sábado, 21 de julio de 2018

Castro Enríquez potenciará la ganadería de calidad con morucha negra y porcino ibérico

La finca, propiedad de la Diputación, apuesta por la investigación al servicio de agricultores y ganaderos con la puesta en marcha de un proyecto piloto para obtener trufas negras en encinas colonizadas con el hongo

Uno de los proyectos importantes en estos años ha consistido en la mejora de la morucha cárdena, apuesta que ahora se trasladará a la morucha negra

Convertir la finca de Castro Enríquez, en Aldehuela de la Bóveda, en una referencia para la dehesa, apostando por la formación, la investigación, la sostenibilidad y la biodiversidad. Es el objetivo de la Diputación de Salamanca, propietaria de unas instalaciones con más de 560 hectáreas, para una finca en la que actualmente pasta ganado vacuno, con carta verde; ovino y equino.

Román Hernández, diputado de Agricultura, Ganadería, Mercado de Ganados y Castro Enríquez, destaca la apuesta que, desde la Diputación, se ha realizado por abrir la finca a proyectos de investigación y desarrollo vinculados al sector primario, de manera que ese conocimiento se puede transmitir después a agricultores y ganaderos. “Que la finca se convierta en un referente provincial y que el trabajo que se realiza aquí repercuta después en el sector” para que puedan mejorar sus producciones agrícolas y ganadera, afirma.

Libre de tuberculosis y con la Carta Verde que permite los movimientos para vida, el ganado de la raza morucha cárdena, es una de las ‘joyas’ de la finca. Con un censo de 140 hembras, siete sementales y un índice de fertilidad del 80%, lograr la calificación sanitaria TRB4 ha sido uno de los retos más importantes tras años de positivos. Román Hernández incide en este logro “después de más de 30 años, tenemos limpia la finca”, y resalta que se ha conseguido después de aplicar un riguroso protocolo sanitario que ha incluido un desvieje importante –de 360 a 160 hembras- para reducir el riesgo. A partir de ahora, repoblar es una de las tareas, hasta conseguir en torno a las 250 madres.

Apuesta por la morucha negra

Conseguida la Carta Verde, uno de los proyectos más inmediatos es segregar Muñodoño, una zona de la finca sin animales, para contar con un código independiente con el fin de introducir la morucha negra, en peligro de extinción, con unos 20-30 ejemplares de vacas adultas, otras tantas utreras y novillas.

Para ello, explica el diputado, se realizará una selección de los mejores ejemplares con un fin, “potenciar la morucha para que sea una alternativa competitiva y rentable a otras razas”.

Junto a los trabajos de investigación en marcha para la mejora genética, con los centros de testaje, y el trabajo de selección, se busca que la ganadería sea competitiva y rentable, con el objetivo, no solo de poder vender para vida. “Tenemos que conseguir que la raza morucha de Castro Enríquez vuelva a Salamaq”.

“La finca es un diamante en bruto, tiene posibilidades enormes” en formación, investigación o biodiversidad, manifiesta Hernández, con la posibilidad de mostrar desde Castro Enríquez lo que puede ser el futuro de la dehesa salmantina.

En este sentido, destaca la importancia de los proyectos de I+D+i puestos en marcha por la Diputación en colaboración con la Universidad de Salamanca o el Irnasa-CSIC; o el éxito del ensayo sobre reproducción asistida, combinando la inseminación artificial y la transferencia de embriones con la Asociación de la Raza Morucha.

En cuanto al ganado ovino, en Castro Enríquez pastan también ejemplares de ovino de la raza castellana, blanca y negra, inscritos en el Libro Genealógico de ANCA. En total, son 120 hembras, ocho machos y una treintena de corderos y un objetivo: conseguir machos mejorantes para la mejora genética. Amplia cabaña ganadera a la que se suma también la presencia de ganado equino, con 17 yeguas de Pura Raza Española, utilizadas para el manejo de la morucha. Apuesta por la mejora genética con un claro objetivo, “que los ganaderos de la provincia puedan conseguir la mayor calidad en vacuno, ovino y porcino”.

Inseminación de ibérico

Castro Enríquez también volverá a recuperar el porcino ibérico, que ya tuvo su espacio en la finca, y actualmente se están acondicionando instalaciones para recuperarlo, sin descartar poner en marcha un banco de inseminación con una decena de sementales.

Cabaña ganadera a la que se suman instalaciones como el centro de testaje, ahora utilizado por la Asociación de la Raza Morucha; el nuevo cebadero para disponer de un código independiente del que tiene la finca y nuevas instalaciones de manejo en Muñodoño para tener diferenciados los dos códigos. La finca, además de la ‘casa-palacio’ y 30 hectáreas dedicadas a la producción de forraje, trigo y avena, cuenta también con un aula de interpretación y divulgación de la dehesa donde los centros educativos de la provincia, en el marco del programa ‘Vive la dehesa’, realizan visitas para conocer de cerca la flora y flauna en un entorno privilegidado dominado por los encinares.

Dehesa y ganadería autóctona conviven en una finca que se sigue renovando y actualizando, para ser referencia para la dehesa salmantina, teniendo en cuenta que la provincia acapara el 77% de la superficie adehesada de Castilla y León, con más de 362.000 hectáreas. Con un presupuesto de 220.000 euros y una rentabilidad de unos 30.000 euros, cuenta con cuatro trabajadores.

Ciclo formativo en Ganadería  y Bienestar Animal

Castro Enríquez al servicio de la formación de los más jóvenes del sector agrario. En esta línea, el diputado hace referencia al nuevo Ciclo de Grado Superior en Ganadería y Asistencia en Sanidad Animal que, con la colaboración de la Junta de Castilla y León, ha comenzado este curso con 15 alumnos. Las clases teóricas, impartidas en el Torres Villarroel, y las prácticas, en el aula de formación de la finca, permitirán a los participantes salir cualificados, con un título oficial, para trabajar en el sector ganadero. “Es fundamental la formación y este curso facilita a los jóvenes esa preparación necesaria para gestionar una explotación”.

Trufa negra con encinas

Formación e investigación, de la mano. En plena dehesa, dentro de la finca de Castro Enríquez, en una parcela vallada de una hectárea, sigue adelante una interesante investigación, puesta en marcha entre la Diputación y el Irnasa-CSIC, con el fin de conocer las posibilidades de producir trufa negra en encinas, muy jóvenes, colonizadas con el hongo. En marcha desde marzo de 2014, el proyecto busca reforestar áreas de suelos degradados y conseguir un aprovechamiento económico con la explotación de la trufa negra, de alto valor en el mercado. 

 

PLAN DE APOYO MUNICIPAL DE LA DIPUTACIÓN

Seis millones de euros para contratar desempleados y ejecutar obras y servicios

Con el Plan de Apoyo Municipal de la Diputación correspondiente a 2018 en proceso de resolución, tras finalizar el plazo de presentación el pasado 31 de marzo, la institución provincial destinó el pasado año seis millones de euros a todos los ayuntamientos de la provincia -excluida su capital- para la contratación de desempleados.

Por un lado, creación de empleo con una partida de tres millones. Con un periodo mínimo de contratación de 61 días, el objetivo era la realización de obras y servicios de interés general y social.  Entre los requisitos exigidos para la contratación de trabajadores en los municipios de la provincial, estar desempleados e inscritos como demandantes de empleo no ocupados en el Servicio Público de Empleo de Castilla y León.

Asimismo, otra subvención, por la misma cantidad de tres millones, estaba destinada a ejecutar obras, servicios y suministros de competencia municipal. Entre los requisitos exigidos a los municipios para acceder a estas ayudas, tratarse de obras y servicios de interés general y social, ejecutadas por las entidades beneficiarias de manera directa, favoreciendo siempre la inserción o formación y práctica profesional de los trabajadores desempleados.

  • el diputado de Agricultura y Ganadería, Román Hernández, en un momento del reportaje
  • Equino de pura raza española en Castro Enríquez
  • Román Hernández con el proyecto piloto de plantación de trufa negra
  • Parcela con trufa negra
  • Aula para los cursos formativos
  • Partida de vacas de morucha cárdena
  • Centro de Interpretación de la Dehesa, otro de los argumentos de la finca
  • Alumnos del CEO Miguel Delibes de Macotera en el programa ‘Vive la Dehesa’