Miércoles, 25 de abril de 2018

“Nuestro compromiso inexcusable es seguir mejorando la raza morucha y su expansión”

La comercialización de sus productos es la principal dificultad a la que se enfrenta actualmente el ganadero de morucho, motivo por el que desde la Asociación demandan “un mayor apoyo institucional que descubra al consumidor la calidad de un producto que tiene a su alcance y que no disfruta porque lo desconoce”
Agustín García Sánchez, presidente de la Asociación de Morucha

“Conservar y mejorar la raza y favorecer su difusión” es, en palabras del presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Morucha, Agustín García Sánchez, un “compromiso inexcusable”. Símbolo ganadero de nuestra provincia, la excelente calidad de la carne de morucha es una de una de sus señas de la identidad, tanto por  las características propias de la raza como por el sistema de explotación extensiva. La comercialización de sus productos es la principal dificultad a la que se enfrenta actualmente el ganadero de morucho, motivo por el que desde la Asociación demandan “un mayor apoyo institucional que descubra al consumidor la calidad de un producto que tiene a su alcance y que no disfruta porque lo desconoce”.

¿En qué situación está actualmente la raza morucha?

La evolución de la raza morucha ha tenido sus vicisitudes. Ante el peligro que se cernía sobre el porvenir de la raza, en 1971, un grupo de ganaderos perspicaces crearon una asociación para garantizar la pureza de la raza, impulsar su selección y mejora y favorecer su expansión. Fruto de esta iniciativa, en 1974 se publicó la primera normativa del Libro Genealógico de la Raza Morucha, y en 1976 el Ministerio de Agricultura reconoció a la Asociación de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Morucha  como Entidad Colaboradora para la llevanza del Libro Genealógico. Propiciado por la iniciativa de aquellos ganaderos previsores, la raza morucha se puso ‘de moda’ y se incrementó significativamente su censo. También se implicaron instituciones como la Diputación de Salamanca, que formó una ganadería de morucho y distribuyó reproductores por diferentes municipios para favorecer la expansión de la raza. Desde entonces la asociación ha persistido en los fines para los que se creó, consiguiendo mantener un censo importante de animales y avanzar significativamente en su selección y mejora, a pesar de la implacable competencia de otras razas que nos están invadiendo. Persistimos en el empeño de seguir mejorando la raza y su expansión porque creemos que es  la mejor elección para la explotación extensiva de nuestros campos.

¿A qué problemas se enfrenta el ganadero de morucha?

El problema mayor es la comercialización de sus productos. Aunque la superior calidad de la carne de morucha es reconocida, los animales que la producen están infravalorados en el mercado. En todos los movimientos comerciales los que imponen los criterios son los agentes que los manejan. Actualmente, el ganadero de morucho tiene dificultades para la venta de sus productos porque el sector de cebo y los intermediarios que lo abastecen, demandan animales más precoces y pesados, que dan mayores rendimientos aunque sean de peor calidad. Se echa de menos un mayor apoyo institucional que descubra al consumidor la calidad de un producto que tiene a su alcance y que no disfruta porque lo desconoce.

¿Es la calidad de su carne la mayor seña de identidad de la raza morucha?

Sin duda, pero no la única. Ciertamente la carne es de gran calidad por las características de la raza y por el sistema de explotación extensiva que le permite consumir la gran variedad de los productos de la dehesa y realizar ejercicio constante en su búsqueda.

También, la raza morucha es típicamente salmantina, rústica, sobria, muy fértil y está perfectamente adaptada a nuestro medio, con unas cualidades inmejorables para el aprovechamiento eficiente de las dehesas y pastizales del secano. El medio natural es el factor limitante que condiciona la explotación ganadera que debe sustentar. Cuanto más duras sean las condiciones bajo las que van a vivir las vacas madres, mayor importancia cobra su buena adaptación al medio.

¿Qué situación atraviesa actualmente la asociación?

La  situación es estable. En los últimos  años ha habido pocas variaciones en cuanto al número de ganaderías asociadas y censo de animales inscritos en los registros. Nuestro quehacer y compromiso inexcusables son conservar y mejorar la raza y favorecer su difusión. Afortunadamente hay numerosos ganaderos implicados que con enorme afición, dedicación y visión de futuro aseguran un porvenir esperanzador para la raza.

¿Qué servicios ofrece la asociación?

La asociación tiene como función primordial la llevanza del Libro Genealógico y el desarrollo del Programa de Mejora. La gestión del Libro Genealógico es cada vez más compleja porque, además del control de la genealogía, se realizan pruebas de paternidad y  determinaciones del genotipo. Para avanzar en la mejora se realizan pruebas de testaje, valoraciones productivas y distribución de dosis seminales de animales testados. Y para su difusión, se realizan concursos y exposiciones, destacando por su importancia la Feria de Septiembre de Salamanca.

Otra faceta que desarrolla la asociación es la participación en ensayos y proyectos de investigación en colaboración con instituciones como la Universidad de Salamanca y la  Diputación Provincial. Recientemente se ha constituido un grupo operativo supra autonómico con otras 4 asociaciones de razas autóctonas para desarrollar estudios sobre reproducción.

Además se ofrecen otros variados servicios al ganadero, entre ellos podemos destacar el asesoramiento y tramitación de ayudas y subvenciones, informaciones de compra/venta de animales, tramitación de seguros, convenios con entidades bancarias, etc.

¿Cuentan con apoyo de las  instituciones?

Contamos con apoyo económico del Ministerio de Agricultura como gestores del Libro Genealógico y del Programa de Mejora. También recibimos alguna ayuda de la Junta de Castilla y León como asociación ganadera. La Diputación de Salamanca financia nuestra participación en la Feria Agropecuaria y apoya en la realización de estudios y proyectos de investigación.

No obstante, precisamos mayor apoyo institucional para fomentar la cría en pureza de la raza y desarrollar la venta de nuestros productos que precisan de una fuerte inversión para la que nosotros no tenemos capacidad.