Viernes, 20 de julio de 2018

Hoy conocemos a María Fernanda Heredia, escritora ecuatoriana

Cuando leí a María Fernanda Heredia, escritora ecuatoriana de Literatura Infantil y Juvenil, fue porque me la recomendó una de mis estudiantes, Fernanda de 9 años. Yo, amante de los libros de realismo mágico decidí escucharla cuando me dijo: “tienes que leer Amigo se escribe con H, es un libro muy bonito, te va a gustar.” ¿Quién se puede negar a una recomendación así? Yo no y comencé a leer el libro en mis horas libres mientras trabajaba. Lo acabé en un día sumergida en una espiral de emociones. Sentí una conexión mágica con este libro.

Amigo se escribe con H cuenta la historia de dos niños, una que empieza a sentir cosas muy especiales por su amigo, y el amigo, que siente algo muy especial por alguien más. No, no es una historia de desamor, al contrario, es una historia de amor verdadero.

María Fernanda no es una escritora cualquiera, tiene magia. Es una diseñadora gráfica e ilustradora que encontró en las letras un mundo de colores para compartir. Su historia tiene de por medio algo de rechazo, sobre todo al inicio, cuando decidió escribir pero no recibió las respuestas que esperaba. Lo mejor de esta historia es que a raíz de esto, hay un camino de perseverancia y audacia, de creer y valorarse a uno mismo. Una editorial decidió darle la oportunidad de escribir y así, sus libros y cuentos dirigidos, principalmente para jóvenes y niños empezaron a publicarse.

María Fernanda, escritora quiteña plantea con mucho humor, historias que abordan temas reales a los que nos enfrentamos día a día, problemáticas sociales y personales y en general, la vida cotidiana. De una manera cercana, divertida, emotiva y muy, muy entretenida, el lector puede envolverse fácilmente entre las páginas de sus libros que además, gozan de hermosas ilustraciones.

María Fernanda ha sido reconocida en varias ocasiones por sus obras; como el Premio Darío Guevara Mayorga (Quito, 1997) por Cómo debo hacer para olvidarte; el Norma-Fundalectura (2003) por Amigo se escribe con H; el premio Benny (2003) por Por si no te lo he dicho, entre otros. Yo, aunque os invito a leer todas las obras que podáis de esta autora, no quería dejar de recomendar las siguientes historias: Cupido es un murciélago; Gracias; Hola Andrés, soy María otra vez; Bienvenido Plumas; El mejor enemigo del mundo y El club limonada.

Me encanta reconocer el trabajo de María Fernanda porque creo que la conexión que puedes lograr con sus libros te traslada a esas cosas pequeñas pero significativas que tiene la vida. Sí, para los niños y jóvenes son historias en las que se pueden identificar fácilmente pero la verdad, para nosotros los adultos, el efecto de leer sus obras es sorprendente. Son historias que conmueven tus sentidos, te recuerdan a la infancia con situaciones que se desenvuelven de forma inesperada y así, logra lo que creo que todos los escritores aspiran… tocar en lo más profundo del alma.

    

 

Belén González Larrea
 
Alumna en prácticas en Unpuntocurioso , gran amante de la LIJ que nos está dando a conocer muchas curiosidades de la literatura de su país y eso, nos encanta. ¡¡Muchas gracias!!