Lunes, 21 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La Charrada estrena Mercado en un bloque matinal con buen ambiente

CIUDAD RODRIGO | Los fosos acogieron una exhibición de doma vaquera, y la Plaza Mayor, un festival con grupos locales

Ciudad Rodrigo está celebrando durante este Sábado Santo su XXIX Fiesta de La Charrada, evento declarado Fiesta de Interés Turístico Regional que cada año despierta una notable expectación. De hecho, este año, pese a la complicada jornada meteorológica del viernes, Miróbriga está registrando un buen ambiente desde primera hora de la mañana sabatina, favorecido por el sol que acompaña la mayor parte de la jornada.

Los eventos del programa comenzaron en el tramo inicial de la mañana con los habituales pasacalles de varios tamborileros, dulzaineros y bailadores por distintos barrios de Ciudad Rodrigo para ir entrando en calor. Poco después, ya casi a media mañana, se puso en marcha la novedad de La Charrada de este año: un Mercado Charro que ocupa parte de la Rúa del Sol, concretamente el tramo comprendido entre la Plaza Mayor y la confluencia con la calle Gigantes.

Allí había instalados una decena de puestos en los que se intentaba apostar por elementos de la tierra, con sus responsables ataviados con trajes charros. Por ejemplo, tenían puestos El Botón Charro, las Encajeras de Ciudad Rodrigo, o Juana La Moza de Peñaparda. Además había stands para comprar quesos, hornazos, empanadas, licores, mantas o verduras de las huertas del Águeda. Este Mercado fue recorrido a modo de inauguración por varios miembros de la Corporación Municipal con el alcalde Juan Tomás Muñoz al frente.

A mediodía, la atención se trasladó al foso de la parte izquierda de la Rúa del Sol, donde se dieron cita cuatro jinetes a caballo, aunque solo uno de ellos, Fran Vegas, tomó parte en la exhibición de doma vaquera que allí se realizó bajo la narración del coordinador de La Charrada, José Ramón Cid Cebrián.

En torno al foso de la Rúa del Sol se fueron congregando los grupos de tamborileros, dulzaineros y bailadores que habían protagonizado los pasacalles de primera hora para llevar a cabo, una vez concluyó la exhibición de doma vaquera, un pasacalles conjunto hasta la Plaza Mayor. Este pasacalles, abierto por los caballistas, transcurrió por la Rúa del Sol, Avenida Conde de Foxá, Glorieta del Árbol Gordo, Avenida Sefarad, Avenida Yurramendi y Cardenal Pacheco.

El recorrido fue controlado por agentes de la Policía Local, una tarea que no fue nada fácil debido al enorme ajetreo de tráfico que había en la mañana sabatina. Asimismo, también era muy notable el movimiento de público a pie, que respaldó el pasacalles y su entrada en la Plaza Mayor, donde está instalado el habitual escenario a los pies de la Casa Consistorial.

Como es tradición, el ágora mirobrigense albergó en el tramo final de la mañana sabatina un festival con grupos locales, en el que tomaron parte el joven grupo llamado Aires Charros, El Roble Charro, y la nueva formación Al Son del Tamboril (nacida en el seno de la Asociación de Vecinos de la Avenida de España y Casas de Martín Báez).

Además, como remate de la mañana, subieron al escenario los Dulzaineros de Macotera para ofrecer también varias piezas, con la compañía de dos tamborileros “históricos”, según los definió José Ramón Cid: Pedro Rodríguez y Agustín García. Todos los grupos participantes interpretaron y bailaron varias piezas con un buen ambiente en la Plaza.