Viernes, 20 de julio de 2018

Semana Santa@Sistema Sanitario

Si en esta columna opino sobre el acrónimo SS en el contexto actual, podría hablar de la Semana Santa o del Sistema Sanitario. Estas formas del expresarnos crean confusión; pero también hay gente que la provoca por desconocimiento, aunque probablemente sin intención.

La Semana Santa es ante todo una manifestación intensa de fervor religioso, entusiasmo, dedicación y, sensibilidad social con gran carga emocional que dura una semana, aunque se prepara casi todo el año. El Sistema Sanitario es un sistema social que se basa en el compromiso social de la población y sus gobiernos ofrezcan unos servicios sanitarios que mejoren el estado de salud de sus ciudadanos. El proceso asistencial requiere que los servicios prestados sean de Calidad y para ello los profesionales deben trabajar con dedicación, conocimiento y competencia profesional y ética en cada paciente porque la Medicina del Siglo XXI exige que sea personalizada, preventiva, participativa y humana. Todas estas características se basan en una buena relación médico-paciente y, para que esta sea efectiva debe dedicarse el tiempo necesario y adecuado, componente que hoy no se da porque la contención del gasto del Sistema Sanitario en los últimos años ha conllevado la disminución  del número de profesionales sanitarios y,  en los nuevos contratados han sido temporales y precarios, aspecto que dificulta la continuidad de los cuidados. Todo ello cuando se sabe que el elemento más determinante y trascendente en la reducción de los costes son las decisiones de los profesionales sanitarios y, éstos necesitan un tiempo de consulta adecuado para realizar una buena Historia Clínica y, procurar una mínima formación de los pacientes para sensibilizarlos, motivarlos y hacerlos responsables de la gestión de sus problemas de Salud. También deben mejorar  su sensibilidad social para que pongan más entusiasmo en la Salud que en la enfermedad y, puedan contribuir a la defensa y sostenibilidad del Sistema Sanitario utilizándo sólo los recursos cuando sean necesarios porque la sobreutilización y, una excesiva demanda innecesaria crea ineficiencias, dificultades y errores asistenciales que alteran la Calidad y, la Seguridad del Paciente.

En mi opinión, la responsabilidad social debe servir para que los profesionales sanitarios defiendan el Sistema Sanitario público con dedicación, profesionalidad y ética y, para que los ciudadanos aporten el gran fervor que demuestran en las procesiones de Semana Santa porque las certezas y las evidencias dicen que la Salud es un recurso básico para la Vida y, por tanto, esencial para alcanzar momentos de Felicidad y, poder disfrutar más años de una saludable Semana Santa.