Lunes, 18 de junio de 2018

Jesús Nazareno estrenará una túnica bordada en oro con motivos charros 

75 aniversario del grupo escultórico del Santo Entierro, tallado por el imaginero Francisco González Macías
La túnica de Jesús Nazareno será una de las grandes novedades de esta Semana Santa. Fotos: Alejandro López

La Ilustre y Venerable Congregación de Jesús Nazareno y del Santo Entierro celebra este año el 75 aniversario del grupo escultórico del Santo Entierro, tallado por el imaginero Francisco González Macías. Una efeméride en la que resaltar el valor del grupo escultórico y situarlo en el misterio de Cristo muerto y resucitado. Aniversario especial a la que se suma la que será, sin duda, una de las grandes novedades de esta Semana Santa, la túnica que estrenará Jesús Nazareno, una túnica bordada en oro con motivos charros, como explica el Hermano Mayor, José María Santiago, “recuperando los principios de la cofradía”. 1.052 horas de bordado, realizado con mimo y maestría por dos hermanas de la Congregación de Jesús Nazareno, y que portará en su salida penitencial. 

Una espectacular túnica para realzar aún más el valor del legado que, desde hace más de 300 años, custodia la Congregación de Nuestro Padre Jesús Nazareno y el Santo Entierro, fundada en 1689 y formada actualmente por 400 hermanos. No sería hasta 1716 cuando procesiona, por primera vez, con la que es su imagen titular, la talla de Jesús Nazareno, perteneciente al grupo de cinco figuras de Jesús en la Calle de la Amargura que representa el encuentro de Cristo con la Virgen camino del Calvario. 
La imagen de Jesús Nazareno es obra de José de Larra Churriguera, y la Virgen, arrodillada ante él, de Antonio Hernández (1797). Completan el paso el Cirineo ayudando con la cruz, un sayón, con los clavos para la crucifixión en el cinturón, en la delantera tirando del cíngulo que lleva el Nazareno al cuello y un soldado romano, todas de autores anónimos e incorporadas a lo largo del siglo XVIII.

La tarde del Viernes Santo, la iglesia de San Julián y Santa Basílica, sede de la Congregración, abrirá sus puertas por las que saldrá el paso que forma parte de la Procesión General del Santo Entierro. Lo hará a las 18.30 horas, habiendo retrasado unos minutos la salida con respecto al año pasado. Y lo hará escoltado por los hermanos que portarán, al igual que en los últimos 200 años, los mismos hábitos, un detalle que forma parte de su identidad. 

Viernes Santo que la Congregación vive de una manera muy intensa, “tenemos los limones, el Vía Crucis que celebramos desde hace 300 años y la procesión, el día más intenso”. 

Santo Entierro

La otra imagen titular es el grupo tallado por Francisco González Macías en 1942, y estrenado al año siguiente, representando el entierro de Cristo con siete figuras. El motivo principal lo forman José de Arimatea y Nicodemo portando el cuerpo de Cristo en el sudario. Detrás aparece San Juan que consuela a la Virgen. Una mujer mayor con un ánfora, que puede representar a María de Cleofás o a María Salomé, y María Magdalena completan el grupo. El conjunto recuerda el entierro de Cristo conforme lo narran los Evangelios. 

Vía Crucis Nazareno

Tradición de la mañana del Viernes Santo documentada en el año 1695. Los hermanos parten desde la Iglesia de San Julián hasta la Catedral Nueva, encabezados por la Cruz Guía y los hermanos maestros de ceremonia portando varas.

EN DETALLE

Procesión: Viernes Santo Procesión General del Santo Entierro.

Emblema: Cruz latina con corona de espinas entrelazada y pequeño escudo con el anagrama JN.

Hábito: Túnica de cola de holandilla morada con verdugo de la misma tela y color, al cuello cíngulo amarillo y en la cabeza corona de espinas. Desfilan portando una cruz al hombro.

Imágenes: Jesús en la Calle de la Amargura y Santo Entierro.