Domingo, 20 de mayo de 2018

Instinto de superación y sentido de la justicia

Extensa entrevista con la corredora para la que “el atletismo mantiene el amor propio a raya para no creerme ni más ni menos que nadie”

Gema Martín en una de las carreras en las que ha participado | Ismael López

Gema Martín Borgas (Salamanca, 1987) empezó a correr a los 6 años. Ahora es una de las figuras del fondo nacional, con varias convocatorias con España a sus espaldas y uno de los referentes del atletismo salmantino.

Tras retomar su actividad federada en edad promesa, Gema Martín Borgas ha conseguido instalarse en la élite. Internacional, fue la 24 en el Europeo de cross, campeona de España Universitaria de 5.000 y 10.000, top ten en Venta de Baños, Atapuerca… Victorias en numerosas medias maratones (Salamanca, Babilafuente, Ávila,…), ganadora de la San Silvestre. Son sólo algunos de sus méritos.

¿Cómo ha sido, a grandes rasgos, tu trayectoria atlética y cómo la valoras?

Mi trayectoria deportiva no ha sido más que el transcurso de la vida. Mi vida deportiva tenía que ir amoldándose a mis circunstancias reales, y unas veces era prioritario el atletismo, y otras, muy a mi pesar, no. Pero valoro todos mis resultados. Si tuviera que definir mi trayectoria deportiva… diría que ha sido “discretamente familiar”.

¿Qué supone el atletismo para ti después de toda la vida entregada a él?

En la pregunta esta la respuesta, el atletismo es mi vida. Aunque no me dedicara a ello de forma ahora tan profesional, en mi día a día no podría faltar salir a correr. El atletismo ha forjado mi carácter, me ha convertido en una persona justa, y mantiene el amor propio a raya para no creerme ni más ni menos que nadie. Es mi filosofía de vida.

¿Qué o quién hay detrás de un atleta?

Alrededor, nunca detrás, hay muchos. Tengo mucha suerte, y lo digo de corazón, de contar con Carlos, mi fisioterapeuta. Al igual que María y Roberto, de ALEA Nutrición. Evidentemente, entre los más importantes están mi entrenador y mi familia, tanto pareja, mis padres (con quienes empezó todo) y mi familia política.

En tu carrera ha habido muchas alegrías. ¿Cuáles destacarías?

Mi primera medalla en un Nacional. En los 1.000 cadete en Albacete. Gane por una milésima de segundo. Llegue muy cansada, pero con la fuerza suficiente de correr para abrazar a mis padres, y caer rendida… Todavía conservo intacto el recuerdo de verlos emocionados y se me pone el pelo de punta al recordarlo.

Los momentos duros. ¿Cómo los llevas? ¿Cuáles son?

Muchos de ellos son ajenos al deporte y los duros en el deporte no han podido conmigo, es más, me han enseñado. Más que momentos malos han sido lecciones.

¿Qué te queda por cumplir?

Todo. Mi vida está más tranquila y puedo exigirme más entrenando. Por suerte, soy de las personas que cree que con trabajo todo es posible.

¿Tus objetivos de la temporada?

Ahora el cross, los dos Nacionales, el de equipos (ya se celebró y fue oro con su club y séptima individual) y el de Federaciones… Luego descanso y decidiré.

Claro que sueño con ser olímpica, y no me quiero morir sin intentarlo, por muy lejos que algunas personas piensen que pueda estar. Se que es muy complicado, pero solo la experiencia de intentarlo, aunque no lo consiga sé que será muy gratificante.

¿Qué valores destacas del atletismo y cuáles te ha dado?

El atletismo me ha dado el sentido de la justicia, del trabajo limpio. Saber dónde están los límites de mi esfuerzo y respetar los de los demás. Me ha demostrado que todos somos iguales, que son nuestras circunstancias las que nos diferencian. Con el deporte he aprendido lo que es el compañerismo, la “empatía”, para lo bueno y lo malo.

Y gracias al deporte valoro la familia por encima de todo, ya que poder compartir las victorias es lo que le da sentido, y recuperarte de una derrota bajo los brazos de los que te quieren no se paga ni con dinero… El deporte ha dado sentido, pero sentido común a mi vida, ya que me ha demostrado que con pasión, dedicación, descanso y constancia todo se puede conseguir, en cualquier ámbito de la vida.

¿Tu atleta favorito?

Mi atleta favorita es una chica de Salamanca, Lourdes Morán, un gran apoyo para mí. Es madre y trabajadora, pero para ella no hay un “estoy cansada” ni una mala carrera, me transmite fuerza, pasión, ganas de superarse y positividad. Te podría haber dicho cualquier atleta de elite…pero esas atletas hacen lo que tienen que hacer. Lourdes hace malabares entre conseguir mínimas en categoría master y que el resto de su vida siga a todo tren, sin parar. Es mi ejemplo.

 

“Mi truco para compatibilizar mi vida y mi familia es no exigir nada a nadie”

A punto de finalizar los estudios de trabajo social, Gema Martín estudia también derecho, una carrera que para ella cobra un mayor sentido por entender que la justicia forma parte indisoluble del atletismo.

Gema Martín es todo un referente del atletismo salmantino, pero detrás de ella hay una mujer polifacética que se ha abierto camino a base de trabajo y esfuerzo. Ha sido modelo, camarera, dependienta, militar profesional…, compaginándolo con ser atleta y estudiante. Está a una asignatura de terminar Trabajo Social y ha comenzado Derecho y estudia inglés.

¿Cuál es el papel de la mujer en el deporte?

El mismo que el del hombre, competir y trabajar para ser su mejor versión, disfrutando del camino y de las experiencias. Dudo mucho que haya papeles diferentes…

¿Ha cambiado la percepción de la mujer deportista? ¿Se percibe una mujer deportista como sumum de la femineidad?

Noto que poco a poco la mujer va siendo más visible, sea más femenina o como quiera ser… Pero no voy a entender jamás que la mujer, además de  entrenar igual que un hombre tenga que estar siempre preocupándose de otros aspectos extradeportivos. Me da pena por mi colectivo, pero más pena me da por la sociedad, porque, de forma conjunta, es decir, valorando el progreso de forma general, sin entrar a valorar qué sexo es mejor, los avances serían más estables en el tiempo y ayudarían a crear sociedades más igualitarias… Habrá que descubrir quién/quiénes tiene/n el interés de esta aparente subordinación…

¿Cómo es tu día a día?

Mi día es muy largo. Por lo general empieza pronto. Lo más tarde que me levanto, casi a diario es a las 8, y a grosso modo mi día se reparte entre entrenar, estudiar, las cosas de casa, lectura y atender las relaciones tanto familiares como “cuasi-laborales”.

Ser una mujer tan polifacética. Afecta a tu vida personal o, por el contrario, ¿la enriquece?

La enriquece, sin duda. Es cierto que a veces se paga con cansancio extra, pero me gusta mucho aprender cosas nuevas a diario, no quedarme en lo más superficial y tratar sobre todo de aprender cosas que sumen en mi entorno.

¿Cómo compatibilizas todo con la familia y tu pareja? ¿Se lleva bien?

Mi truco para compatibilizar todo es no exigir nada a nadie. Si tengo más actividad que otra persona de mi familia, tengo muy claro que es por mi propia elección y que eso no debe crear a nadie ninguna obligación extra. Llego hasta donde llego, sin pausa pero sin presión. Sería un error haber elegido todas estas actividades para vivir amargada o amargando al personal… Creo que he tomado las decisiones que me llevan a tener una vida tranquila.

Hace poco nos presentabas tu página web. ¿Por qué y cuál es tu objetivo?

El objetivo es disfrutar de tener una “historia de vida” donde poder mostrar mis inquietudes y algunos aspectos del atletismo. Así como mostrar mí día a día.

Comentabas que era importante que la gente conociera el trasfondo del deportista.

Creo en la importancia de empezar por el trasfondo del deportista porque empezar por los éxitos es como empezar la casa por el tejado… Personalmente me interesan más las personas que hay detrás de los éxitos, el cómo se llega a ello, que las medallas en sí.

¿Has notado alguna diferencia por ser mujer?

Menos visibilidad mediática en muchos casos. Los crosses internacionales femeninos se dan en diferido, los de los hombres, en directo, hay carreras que no nombran a las mujeres que ganan, o lo hacen en pequeño en el último párrafo, he visto carreras que para el primer hombre es un premio monetario y para la mujer un jamón, he visto carreras que dan premios a los 10 primeros hombres y en mujeres a las 5… Personalmente me han gritado obscenidades mientras competía con mi equipación de braga y top en carreras de ruta. Me han gritado también obscenidades mientras entrenaba en Salamanca cuando iba corriendo de casa de un familiar al complejo deportivo de Salas Bajas. Me han dicho en varias ocasiones que corro como un hombre para felicitarme…

¿Cuál es el precio de serlo?

No sabría cuantificarlo.

¿Qué le dirías a una niña que empieza en el deporte?

Que valore cada progreso. Un mal resultado sólo indica que hay que seguir intentándolo. Compartir el deporte con las personas que quiere y le quieren le ayudaran a forjar relaciones fuertes y sinceras que serán vitales en las diferentes etapas de la vida. El deporte le ayudara a aprender valores como la amistad, el esfuerzo, la colaboración, a sentir qué es la palabra equipo, la igualdad, a disfrutar de los momentos buenos y a aprender de los menos buenos. Pero sobre todo que no deje de estudiar y aprender cosas, que mantenga viva la curiosidad por aprender. Y que si no le hace feliz hacer deporte, que no tenga miedo a decirlo, hay muchas formas de serlo pero la primera es ser feliz con uno mismo.