Sábado, 23 de junio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Ciudad Rodrigo Senior se estrena en los Campos de Toñete con victoria y un gran susto

CIUDAD RODRIGO | En el último minuto del primer tiempo, un jugador visitante se desplomó sobre el césped, pero resulta que ‘le suele pasar’

El Ciudad Rodrigo Senior disputó en la tarde del domingo el primer partido oficial de su historia en los Campos de Toñete, a donde fue trasladado su duelo frente al Ejido ante el pésimo estado del terreno de juego del Francisco Mateos tras las fuertes lluvias caídas durante las últimas horas.

En los Campos de Toñete, no llegó a llover con intensidad –aunque sí cayeron gotas en varios momentos del partido-, pero también hubo que ‘luchar’ contra las condiciones atmosféricas, en este caso, contra el intenso viento que sopló durante todo el encuentro. Para los habituales de los partidos de la cantera del Ciudad Rodrigo, esa meteorología ‘no era novedosa’, pero sí para los que acudían ‘por primera vez’ a los Campos de Toñete, que están acostumbrados a un Francisco Mateos donde sí hay recovecos para escapar del viento y la lluvia.

Como es lógico, el viento influyó en el dinamismo del encuentro, en el cual el Ciudad Rodrigo se llevó la victoria gracias a un gol en cada período, el primero de Alberto Martín y el segundo de Alberto García, en ambos casos tras sendos rechaces en el área (en el segundo gol, por ejemplo, Wiki había estrellado el balón de forma previa en el palo).

En lo que a ocasiones se refiere, no se contabilizaron demasiadas, pero las que se generaron llevaron la firma del Ciudad Rodrigo, que pudo haber conseguido con claridad un par de goles más en sendas jugadas también de Alberto García y Alberto Martín.

Más allá del viento y de la victoria mirobrigense, este primer partido de la historia del Ciudad Rodrigo Senior sobre césped artificial en Miróbriga –que tuvo entrada gratuita- también se recordará por el tremendo susto que se llevaron todos los presentes (aunque la expedición del Ejido un poco menos) en el último minuto de la primera parte, cuando un jugador visitante se desplomó él sólo cerca del centro del campo.

Rápidamente, los jugadores de ambos equipos se congregaron en torno al jugador del Ejido, saltando además desde el banquillo los miembros de ambos cuerpos técnicos para atenderle, viniendo a la mente de todos los espectadores los casos de jugadores que se desplomaron de forma similar como Miklós Fehér, Antonio Puerta o Rubén De la Red.

Con el jugador rodeado, el público pudo ‘deducir’ por la actitud y gestos de todos los que estaban allí congregados que no era una situación de ‘extrema urgencia’, aunque rápidamente se le tapó con todas las mantas posibles para que no cogiese frío.

El caso es que, según explicaron los miembros de la expedición leonesa, ese desmayo-síncope que sufrió el jugador del Ejido es ‘normal’ (de hecho la actitud de los leoneses no fue de nerviosismo extremo cuando el jugador se fue al suelo como podía haber sido esperable). Concretamente, según apuntó un lateral leonés a preguntas del público en el inicio del segundo tiempo, “tiene mal el corazón y le suele dar”.

De este modo, según se fue comentando posteriormente, hace pocos días le había pasado algo similar e incluso le habría dado también fuera de situaciones de práctica deportiva. De hecho, ni siquiera quisieron que se llamase a una ambulancia para revisar al jugador, que acabó siendo llevado al vestuario entre varias personas en una camilla que se había sacado de allí mismo. El jugador acabó viendo el final del partido en la zona de banquillos tapado con una manta.

[ASÍ FUE EL PARTIDO]

Como decíamos más arriba, el partido estuvo marcado por el viento, afectando eso sí a los dos equipos por igual en todo momento, ya que entraba lateral. El Ciudad Rodrigo arrancó el encuentro con una primera aproximación de Víctor por la derecha, quién hizo un centro-chut que despejó el portero a una mano. Un poco después, en el 5’, Alberto Martín se internó en el área por el lateral izquierdo, sacando un disparo cruzado raso, que cogió el guardameta.

A diferencia del Ciudad Rodrigo, que está muy metido ‘en tierra de nadie’, el Ejido sí está jugándose todavía las habichuelas, concretamente, librarse del descenso, por lo que los leoneses se mostraron bastante activos, ofreciendo lucha, aunque generando pocas ocasiones. Una de ellas fue en el 8’, con un remate de tijera que atrapó Pepo.

Tras sendos disparos lejanos de Sergi (en juego) y Alberto García (en una falta) que no llegaron a buen puerto (el primero se marchó desviado, y el segundo lo cogió el portero con una gran intervención junto a la cepa del poste derecho), el siguiente punto de relevancia ya fue el primer gol mirobrigense, en el 25’.

Este gol llegó en una secuencia que se inició con Pando luchando por recuperar el balón por banda izquierda, forzando el error del jugador visitante. El balón lo recogió Javi Moríñigo, quién lo puso al lateral izquierdo del área, donde Maza le dio de tacón para la llegada de Alberto García, cuyo tiro dio en un defensa. El balón salió rechazado, acabando por cogerlo Alberto Martín, que realizó otro disparo a puerta, que desvió un jugador visitante por el camino, pero que acabó entrando.

Tras el gol, el partido no cambió demasiado su tónica, siendo la siguiente opción para el Ejido, con un intento de vaselina desde fuera del área que se marchó desviado, pero apenas generaron más peligro en el primer tiempo.

Por su parte, el Ciudad Rodrigo sí fue acumulando acciones, como un balón en largo desde atrás de Jaime al que intentó llegar Maza pero se anticipó el portero (que hizo varias intervenciones de este tipo), una 2ª opción en un córner en forma de disparo de Pando que atrapó bien el guardameta, y especialmente, un fuerte disparo de Alberto García desde la derecha que el portero envió a córner con una enorme estirada a media altura. La primera parte acabó con el episodio explicado más arriba el síncope del jugador visitante.

De vuelta de vestuarios, el partido siguió con el mismo estilo, quizás un poco más correcalles, pero con el Ciudad Rodrigo controlando la situación, resistiendo bien y sin permitir crear peligro al Ejido, que, eso sí, fue el primero en disparar en este período, en el 3’, desde la frontal, encontrándose con Pepo. Por parte mirobrigense, el primero en intentarlo en este período fue Maza, con un disparo desde ¾ de campo que se fue al lado del palo.

Este primer tramo fue en cierta medida algo anodino, siendo el siguiente punto de interés en el 62’, cuando el colegiado señaló penalty a favor de los mirobrigenses (justo después de haber desbaratado Jaime una llegada peligrosa del Ejido). El encargado de lanzar el penalty fue Maza, marchándose el balón por encima del larguero.

También se perdió fuera por poco otra gran opción mirobrigense en el 70’: Javi Moríñigo abrió el balón hacia la izquierda para Alberto Martín, quién llegando al área por esa banda, y tras regatear a un rival, sacó un tiro cruzado por alto, que se marchó al lado de la escuadra derecha. Unos minutos después, Dani Crespo colgó un buen balón desde la izquierda que no encontró rematador en el área.

El segundo y definitivo gol del Ciudad Rodrigo subió al marcador en el 81’, tras otra acción enrevesada: Alberto Martín llegó hasta línea de fondo por la derecha, intentando enviar hacia el centro el balón, que desvió con las piernas el portero, quedando suelto para la llegada de Wiki, que hizo un fuerte remate centrado que dio en el palo izquierdo. El balón salió rechazado, enganchándolo Alberto García para mandarlo para adentro.

Con ese 2-0 quedó todo aún más visto para sentencia, sin que el Ejido pudiera generar ningún peligro. En esos compases finales, el Ciudad Rodrigo tuvo otro par de acciones: un balón desde atrás que quiso coger Alberto Martín, pero se anticipó el portero fuera del área; y una falta botada por Alberto García por el lateral izquierdo del área, que desvió el guardameta. El partido se cerró con un buen balón colgado al área por el Ejido que no remató nadie.


[ZONA MIXTA]

El técnico mirobrigense Daniel Romo apuntó que “hemos hecho un gran partido; no recuerdo ninguna ocasión suya clara”. Desde su punto de vista, “hemos dominado lo que merecía, con el aire, el viento, el no jugar donde siempre jugamos…”, estando “bien estructurados, haciendo ocasiones de sobra para haber acabado más de 2-0”.

Para Daniel Romo, “estamos en una buena dinámica, y el gran esfuerzo de los chicos va a valer para tener objetivos en el futuro y qué duda cabe que aquí hay equipo, hay jugadores, aquí hay gente joven, y vamos a ir para arriba”, apuntando que “el año que viene o esta misma temporada todavía nos quedan muchas cosas que hablar y que decir”.

El técnico agradeció al público congregado en los Campos de Toñete su esfuerzo por acercarse en una tarde tan desapacible.


[LO PRÓXIMO] D18, 17.00h., en el Francisco Mateos, frente a la Ponferradina B