Lunes, 25 de junio de 2018
La Sierra al día

Podemos denuncia los 21 meses sin plenos municipales en Miranda del Castañar y Garcibuey

Según la formación política, la situación se debe a la conocida falta de secretario en ambos ayuntamientos de la Sierra de Francia
El Ayuntamiento de Miranda del Castañar, junto con el de Garcibuey, carece de secretario desde hace meses

Podemos vuelve a recordar la situación de carencia de secretario en los ayuntamientos de Miranda del Castañar y Garcibuey que provoca que no se hayan celebrado plenos municipales en los últimos 21 meses. El Procurador del Común ha reabierto el expediente, tras la reclamación de la formación política a las Cortes de Castilla y León exigiendo responsabilidades. 

La procuradora de Podemos, Isabel Muñoz, a instancias del concejal de Garcibuey, Desiderio Fonseca, preguntó a la Junta de Castilla y León la provisión de los puestos de trabajo de carácter temporal en las corporaciones locales y por el manifiesto incumplimiento de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local, en la cual se recoge la obligatoriedad de celebrar plenos cada tres meses, la cuestión relativa a la falta de secretario en el Ayuntamiento de Garcibuey. En este mismo sentido, ya se había pronunciado el Procurador del Común en Resolución del 11 de agosto de 2017. La respuesta de la Junta señalaba a la Diputación de Salamanca como responsable de presentar una nueva convocatoria para cubrir las plazas. 

Según Podemos, en octubre de 2017 se convocó con carácter urgente y extraordinario un pleno en Garcibuey, asistido de forma accidental por el secretario anterior y se tiene que suspender por falta de quórum: solo asistieron el alcalde, el secretario accidental y Desiderio Fonseca del “Grupo Independiente de Garcibuey”, el resto de concejales -todos pertenecientes al Partido Popular- no asistieron.

Además, apunta Isabel Muñoz, que la ausencia de plenos en Garcibuey ha impedido que se realice la auditoria aprobada por la actual Corporación y que fue refrendada por el pueblo, respecto al gobierno de la anterior legislatura. Ahora mismo, la documentación sobre esta auditoría está en posesión de la empresa que iba a realizarla, sin que los miembros de la Corporación municipal sepan a qué atenerse.