Sábado, 23 de junio de 2018
Alba de Tormes al día

La CHD destina 2 millones a rehabilitar el canal de alimentación de la central principal de bombeo en Garcihernández

El tramo objeto de actuación, de 1.734 metros de longitud, parte del azud de Villagonzalo y llega hasta el acueducto sobre el río Almar
Azud de Villagonzalo, en el Tormes, desde donde parte el tramo de canal que se va a rehabilitar.

La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha licitado el contrato para la rehabilitación integral de un tramo del canal de alimentación a la central principal de bombeo, desde el azud de Villagonzalo en el río Tormes, en Salamanca, hasta el acueducto sobre el río Almar, con el fin de mejorar su comportamiento hidráulico y evitar fugas.

Según recogen las bases publicadas en el BOE, el proyecto cuenta con un presupuesto de 1.912.298 euros, IVA incluido, está distribuido entre las anualidades 2018 y 2019, y supone otra relevante actuación para mejorar la zona regable de La Armuña.

El tramo del canal de alimentación que está previsto reparar parte del mencionado azud en su margen derecha y fue construido a principios de la década de los sesenta. Posee una longitud de 1.735 metros y llega hasta el acueducto que atraviesa el río Almar, en un recorrido situado dentro del término municipal de Garcihernández. Luego prosigue hasta la central de bombeo en un trazado que no es necesario arreglar.

Revestimiento deficiente

Su estado de conservación varía notablemente entre las distintas secciones que lo integran. Mientras que la inicial, de sección rectangular, y la final, trapecial de tipo autorresistente, se hallan en condiciones aceptables, la parte central –de sección trapecial revestida- adolece de diversas deficiencias relacionadas con la falta de revestimiento.

Además, como consecuencia de la antigüedad de la infraestructura, en otros puntos del tramo se ha detectado que el revestimiento ha descolgado hacia su parte inferior, al parecer una grieta longitudinal, de forma que el material arrastrado queda sobre la solera.

Por su parte, el cajero de la margen izquierda presenta un desgaste debido a su edad, mientras que el de la derecha de encuentra totalmente derruido. Estas defectuosas condiciones de conservación son más patentes en una zona de desmonte al lado derecho, de unos 400 metros de longitud, donde además se producen descensos de presión por las cuantiosas pérdidas de agua infiltrada al terreno.

Por todo ello, las obras incluirán un nuevo revestimiento para impermeabilizar el canal, con tratamiento de juntas tanto transversales como longitudinales, reparación de grietas y desconchones, drenaje profundo bajo la solera, reconstrucción de las secciones más dañadas e instalación de vallado en sus márgenes, así como el acondicionamiento del camino de servicio y los pasos superiores existentes.