Martes, 19 de junio de 2018

Hay una voz popular que dice…

Éramos pesimistas en cuanto a la conservación de nuestras masas de aguas, desde ríos y regatos a charcas y embalses, después de un año excepcional mente seco, en el que no se ha podido evitar que fuesen secándose muchos de nuestros cauces, se inicia este mes de marzo con la apertura de la pesca de salmónidos, una nueva temporada de pesca.

Me hubiera gustado escribir este diálogo con grandes titulares sobre la apertura de las truchas en este nuevo año, pero para no cometer errores sobre la ley de Igualdad, me parecía que tendríamos que aprender a hablar y a escribir, lo que por mi edad lo tengo un poco más complicado, me explico.

Pescadores y pescadoras inician una nueva etapa de pesca de truchas y pesco de truchos, nos desplazaremos por las orillas y orillos de los ríos y las rías en busca de nuestras capturas  y nuestros capturos, pescaremos con moscas y moscos, cucharillas y cucharillos, pondremos en nuestras cañas y caños, veletas y veletos, con anzuelos y anzuelas, montadas y montados con plumas y plumos; pescaremos barbos y barbas, gallegos y gallegas, cangrejos y cangrejas, carpos y carpas, etc.

Ahora solo me falta poner el orden del  femenino o masculino en primer o segundo lugar, con lo fácil que ha sido siempre decir que vamos de pesca, por ejemplo, con mis hijos. Yo los quiero por igual sean chicos o chicas, y nos divertimos en compañía de más personas, con las que compartimos vivencias y experiencias, con muchas amanecidas y serenos, donde primaba la amistad por encima de los intereses.

La pesca evoluciona cada temporada, aunque los peces sean iguales, a pesar de las especies mal llamadas exóticas, los aparejos se perfeccionan, se vuelven cada vez más eficientes; el placer de pescar, el conocimiento de las especies y el respeto por todas ellas hacen que las emociones afloren sobre la piel; pónganse en una orilla, al borde del agua cantarina de cualquier río y escuchen, algo mágico ocurrirá.

El sábado 17 de marzo iniciamos una nueva temporada, y es nuestro deseo volver a ver a los miles de pescadores que se desplazaban por los cuatro puntos cardinales de nuestra provincia, en busca de la reina de nuestros ríos: la TRUCHA.

Hace ya unos años que cada vez son menos los pescadores que se desplazan a nuestras aguas declaradas trucheras, en algunos tramos se pueden contar con los dedos de una mano, y sobran dedos. Esto es consecuencia  de la cantidad de imperativos legales que hacen que la práctica de la pesca sea muy complicada, pero se puede resumir en dos, sí, dos únicos requisitos: primero, todas las artes de pesca han de ser con anzuelos sin muerte o arponcillo, vamos con una alambre en que se puede montar unas plumas, una cucharilla o un trozo de madera; y, lo segundo, el número de capturas de trucha es CERO, con lo que costeras y rejones tienen que quedarse en el baúl de los recuerdos ya que la trucha común está considera especie de interés preferente. Con esto ya podemos desplazarnos por las aguas trucheras, eso sí, hay que enterarse si son cotos de pesca, vedados de pesca, escenarios deportivos, aguas en régimen especial controlado, ZEPAS (zona especial de protección de aves), parques naturales y otras masas de agua en régimen especial. En algunas aguas trucheras en las que se permite la extracción de ejemplares de trucha común, la acción de pescar deberá practicarse en la modalidad de pesca sin muerte una vez alcanzado el cup.

El resto de truchas no comunes y salvelinos, que ocasionalmente se pudieran capturar, tienen que ser obligatoriamente sacrificados, y recordar la excepción del río Cuerpo de Hombre, desde su nacimiento hasta la desembocadura del río Barquillo y todos los afluentes a este tramo, y el embalse de Navamuño, en los que se retrasa la apertura hasta el 15 de abril. Por cierto, me pueden explicar cómo suben las truchas comunes hasta este embalse.

Corren tiempos de cambios pero que no nos quiten la ilusión de ver amanecer en las orillas de nuestros ríos en compañía de familiares y amigos, si a pesar de todas estas normativas de pesca sin muerte y de cupo de capturas CERO, no se recupera la especie, habrá que tomar otras medidas, como la veda total y el control de las aguas y de depredadores como los cormoranes, meloncillos, garzas, gaviotas y demás especies, incluido el cangrejo señal, que buenos miles costo, que, por cierto, ¿saben ustedes la cantidad de dinero que se está tirando a los ríos en beneficio de dos especies de peces, cuando no se gasta ni un céntimo en el resto de especies.

Dice una voz popular “tanta paz lleves, como descanso dejes”. Salud, respeto y buena pesca.