Miércoles, 18 de julio de 2018
Alfoz al día

Asociación Virgen de Sacedón, una década promocionando la cultura y la riqueza del municipio

MONTERRUBIO DE LA SIERRA | Actualmente cuenta con 170 socios y desarrolla numerosas actividades, entre las que destacan la ofrenda floral a la patrona y la publicación de la revista ‘La Encina de Sacedón’

Los miembros de la asociación disfrutan de actividades de ocio en el recuperado "Huerto del cura"

La Asociación Cultural Virgen de Sacedón de Monterrubio de la Sierra lleva ya diez años dinamizando y promocionando con un sinfín de actividades culturales este pequeño municipio de la provincia salmantina, llegando a convertirse en un referente cultural en la provincia.

Fundada en diciembre del  año 2007, el nombre de esta asociación, Virgen de Sacedón, responde a una imagen sacra tallada en madera policromada de finales del siglo XVI que majestuosamente preside el retablo mayor de la iglesia parroquial  y a la que se tiene mucho arraigo y devoción en el municipio.                       

En la actualidad, esta asociación sin ánimo de lucro cuenta con 170 socios y nació de la idea de un grupo de vecinos que sintieron la necesidad de promover las relaciones sociales, la amistad y la cultura en Monterrubio de la Sierra con actividades que sirvieran para entretener a todas las personas del pueblo interesadas: niños, jóvenes y mayores. Los fines de la Asociación Cultural Virgen de Sacedón se centran “en la promoción y fomento de la cultura, la protección de su patrimonio, el disfrute de su paisaje, el fomento del turismo rural , así como cualquier otra fuente de riqueza y cultura para su municipio”, explica Benjamín Gurrionero, presidente de la agrupación.

La junta directiva, entre otras competencias, es la encargada de programar y dirigir las actividades, la gestión económica y la administración. La cuota anual es de 20 euros, teniendo prioridad los socios tanto en las actividades como en los viajes que se organizan. Con las aportaciones realizadas por cada uno de ellos se financian todas las actividades que se programan anualmente. “Tenemos el deber moral- como socios y junta directiva- de luchar por lo nuestro, ser parte activa de este movimiento asociativo, preocupándonos por la conservación y difusión no solo de nuestras tradiciones, paisaje o patrimonio, sino por hacer cada vez cosas nuevas y diferentes”, apunta su presidente.

Ofrenda floral a la Virgen de Sacedón

Su gran fiesta anual es la celebración de la tradicional ofrenda floral en honor a su patrona, la Virgen de Sacedon, que tiene lugar el primer domingo de mayo y que reúne a un gran número de personas en la eucaristía en cuyo ofertorio se entregan numerosos ramos de flores ofrecidos por los propios socios que sirven para engalanar su imagen. Además, dentro de esta celebración, la asociación hace entrega cada año de placas conmemorativas en reconocimiento a diferentes personas o entidades que apoyan, difunden y promocionan el medio rural.

Muy importantes también son las numerosas actividades que programa el colectivo con las que se fomenta la convivencia y la solidaridad y motivan a la participación cultural como son teatro, conciertos, celebración del Lunes de Aguas, hoguera de San Juan, jornadas micológicas, charlas saludables, viajes culturales, rutas senderistas, exposiciones, montaje de belenes…

Participación en mercados tradicionales

Mención destacada merecen las múltiples participaciones de la Asociación Cultural Virgen de Sacedón en los mercados tradicionales a los que acude representando a su pueblo y que se celebran en los diferentes municipios de la provincia. Con un peculiar estand venden los productos de artesanía realizados por ellos mismos, como en el Mercado Campesino de Miranda de Azán, en el que llevan seis años consecutivos haciéndose acreedores del premio al mejor puesto ambientado; en el Mercado Renacentista de Aldeatejada; en el Mercado Comunero de Morille; en el medieval de Carpio Bernardo; o en los que tienen lugar en Arapiles y Mozárbez, entre otros.

La cultura por mantener la tradición belenística en Monterrubio de la Sierra también forma parte de las actividades que realiza esta asociación con la participación en los concursos de belenes que anualmente organiza la Asociación de Amigos del Camino de Santiago (ACASAN) y en las que han cosechado diversos premios, entre ellos, al belén ecológico y el solidario.

Revista ‘La Encina de Sacedón’

Pero uno de sus mayores éxitos y que tiene una gran acogida entre todos sus socios es la publicación de la revista ‘La Encina de Sacedón’, puesto que desde que pusieron en marcha su primer número, según cuenta su presidente, la publicación “se ha consolidado como una excelente herramienta para conocer las actividades pasadas, presentes y futuras que tienen lugar en el municipio, donde se recogen los testimonios de los socios que quieren dar voz a su pueblo con historias, reportajes, fotografías antiguas, recetas de cocina y recuerdos”.

Entre sus logros están el haber recuperado el terreno llamado ‘Huerto del cura’, propiedad del Obispado de Salamanca, que se encontraba en desuso y abandonado y que por medio de un contrato de cesión de uso a la asociación lo han convertido en un espacio recreativo donde se realizan actividades culturales, lúdicas y de ocio. Importante también es la puesta en marcha de su biblioteca en el local de la iglesia parroquial cedido por su párroco y gracias a la colaboración de la Obra Social de Caja EspañaDuero, que gratuitamente donó el mobiliario y numerosos ejemplares de libros, y a la Diputación Provincial, que también aportó gran material bibliográfico.

La Asociación forma parte como ‘Amigos de la ruta’ de la Asociación de la Cuna al Sepulcro Ruta de Santa Teresa y del Grupo de Acción Local Adrecag. Como subraya Benjamín Gurrionero, la asociación tiene “vocación integradora” y está abierta a todos aquellos ciudadanos que quieran participar en sus actividades y compartir sus fines, un compromiso que se traduce “en seguir trabajando, con ilusión y alegría, en un objetivo común: revitalizar cultural y socialmente Monterrubio de la Sierra”.