Martes, 24 de abril de 2018

“La radio hay que vivirla, y he tenido la suerte de poner el micrófono al servicio de la sociedad”

Compartimos el Día Mundial de la Radio con quien durante casi medio siglo puso voz a los acontecimientos más relevantes de Salamanca, una vida dedicada al periodismo, “con la fortuna de que hemos sido notarios de lo que pasa en Salamanca”
Vicente Herrero, periodista de radio durante casi 50 años en Salamanca.

La radio nos informa y nos transforma a través del entretenimiento, la información y la participación del público. Al tener una radio, nunca se está solo y siempre se cuenta con la compañía de un buen amigo. La radio, dinámica, reactiva y atractiva, y que como alguien la definió con acierto “marca los minutos de la vida”. Esa radio que se transforma y se adapta a la revolución tecnológica, y la prueba es que cada vez escuchamos más la radio a través de otros soportes (móvil, ordenador...).

Este martes 13 de febrero se celebra el Día Mundial de la Radio, fecha designada por la ONU, y dedicado este 2018 a la radiodifusión deportiva. Un día, más que nunca, para hablar de la radio, y para hacerlo con uno de los nombres propios del periodismo salmantino, Vicente Herrero, veterano periodista y locutor de radio. Una vida dedicada al periodismo, casi medio siglo poniendo voz a los acontecimientos más relevantes de Salamanca. Comenzó su trayectoria a principios de la década de 1960, y a partir de 1967-68, y durante décadas, sería la voz de la SER en Salamanca. “Siempre he dicho que hemos tenido la fortuna de ser notarios de Salamanca”, y eso, añade, “me ha dado la oportunidad de conocer, aprender”.

“He tenido la suerte de poner el micrófono al servicio de la sociedad. La oportunidad de tener un micrófono, un micrófono de servicio público, y ese servicio había que hacerlo con rigor y honestidad”. Asegura que “la radio es vocacional”, y a partir de ahí, “trabajo, trabajo, trabajo”. Esa ha sido la premisa para quien también ha sido testigo de los cambios en la forma de trabajar, “la evolución de la radio ha sido tan mágica”, porque como recuerda, en la década de los 60 “si ibas a algún sitio tenías que comunicarte con un teléfono de magneto”.

Desde la visita del Papa Juan Pablo II a Alba de Tormes y Salamanca, en el año 1982, al esplendor de la UDS en Primera División con la oportunidad de ir al Camp Nou, por ejemplo, no sin antes haber vivido la tercera división “y tenías que ir a los pueblos de la cuenca minera”. La voz de Vicente Herrero ha narrado éstas y otras miles de historias, todas ellas parte de la hemeroteca de la historia de Salamanca. Defensor y conocedor del periodismo de provincias, “el auténtico, el que verdaderamente te permite estar en el contacto directo con las cosas que suceden, las importantes y las no importantes”.

Por sus micrófonos han llegado a pasar personajes de la talla de Severo Ochoa, en su visita a la Universidad de Salamanca, y Vicente Herrero también relató la primera operación en Salamanca realizada a corazón abierto con circulación extracorpórea, realizada por Santiago Tamames, y para la que, como cuenta, “estuve dos meses estudiando del corazón para estar preparado para ese día”. Y es que, como apunta, “aunque se hace buena radio, hoy en día noto mucha improvisación”.

Después de una vida dedicada a la radio, a la que sigue siendo fiel como oyente, la mayor satisfacción “es la tranquilidad de conciencia y honestidad, el rigor del trabajo y sobre todo  haberlo hecho con respeto”. Y algo muy importante, especialmente en estos tiempos en los que se pone en entredicho la independencia del periodismo, la libertad en este oficio “la tiene que imponer uno desde dentro”, porque “en la libertad está la verdad” y para ello hay que “obrar con honestidad, rigor y trabajo”.

“Una sociedad que no apoye el periodismo y la libertad de información, el rigor y el trabajo de los periodistas, no es bueno para la democracia”.  

Y como “la radio hay que vivirla”, si no lo han hecho ya, pongan su emisora favorita y disfruten.