Jueves, 22 de febrero de 2018

El notario y el moro

Cuentan las lenguas que todo lo cuentan que en las afueras de una pequeña ciudad de provincia dos ciudadanos se compraron una casa adosada una a la otra para descansar los fines de semana. El notario llevaba muchos años en la ciudad, y aunque era un hombre muy habitable, todos lo llamaban don Julián. Omar hacía los mismos años que llegó de Marruecos, y aunque estaba más que integrado en España, todos lo seguían llamando el Moro. El notario y el moro no tardaron en hacerse buenos amigos. Los sábados se juntaban para cenar, unas noches en la casa del notario, otras en la del Moro, y ambos eran tan buenos conversadores que las sobremesas eran interminables. En aquellas tertulias, como en todas las tertulias, a veces se hablaba de cosas serias, a veces de cosas sin importancia, pero siempre muy entretenidas. Aquella noche hablaron de sus casas.

—Hemos hecho una buena inversión —dijo el notario más ancho que largo—. Las compramos baratas cuando era una zona sin vida, pero tanto se ha revalorizado que podemos venderlas por el triple de lo que nos costaron.

El moro soltó una carcajada.

—Creo que en esta ocasión te equivocas. Aquí el que ha hecho buena inversión soy yo, pero tú…

— ¡Qué tontería! Las casas tienen los mismos metros cuadrados, están construidas con los mismos materiales, disponen de los mismos servicios, tienen los mismos años, y solo yo puedo sumarle una mejora: la buhardilla, que ya es un estudio de lujo.

—Sí, sí, eso está muy bien pensado por tu parte —Razonó el moro—. Pero cuando yo diga que tengo de vecino a un notario, pida lo que pida por ella, me la quitarán de las manos. Sin embargo, cuando tú digas que tienes de vecino a un moro, ni regalándola encontrarás quien la quiera.

¿Cómo, que esto tiene más de chiste que de realidad? Naturalmente, entre otras razones porque ni es normal que habiendo chalés de lujo un notario se compre una casita adosada, ni es normal que un marroquí que llega a nuestro país en busca de un futuro mejor pueda comprarse una casita para huir de la ciudad los fines de semana, pero, si por un error del destino sucediera, el marroquí, para venderla al precio que quisiera, no necesitaría más publicidad que decir que tenía de vecino a un notario, mientras que el notario, por mucho y bien que la anunciara, jamás le quitaría el cartel de ‘Se vende’.