Martes, 20 de febrero de 2018

Gamo Energía, innovación para el autoconsumo eléctrico

Esta empresa instaladora y de ingeniería es sinónimo de innovación en sistemas de suministro para conseguir un mayor ahorro energético, también para el consumidor que crea su propia energía

José Carlos Buldón, gerente de Gamo Energías | FOTOS: ALBERTO MARTÍN

Hace relativamente poco tiempo que se comenzó a hablar de la posibilidad de que el consumidor genere su propia electricidad. Esta idea, que en un principio parecía una utopía, cada vez está ganando más adeptos.

Si nos diéramos una vuelta por Europa, comprobaríamos que en los tejados de países como Holanda, Alemania, Italia, o la propia Francia, cada vez hay más paneles solares. El motivo es que se generan la electricidad que consumen, o al menos parte de ella. Aquí, en España, el tema también está avanzando, y en algunas zonas cada vez se ven más paneles en los tejados, sobre todo en naves, bien sean industriales, comerciales o agrícolas.

Y es que el asunto merece la pena ser considerado, pues independientemente de los precios de las placas, o de los costes de la electricidad, el negocio está en que estas instalaciones producen un ahorro en la compra de energía a la compañía eléctrica. Con este ahorro económico se van pagando las placas y, una vez terminadas de abonar, ese ahorro queda para el propietario, que puede ser una empresa, una administración pública, o un particular.

Nuestros vecinos europeos lo vieron claro y se lanzaron al autoconsumo eléctrico sin ningún tipo de pudor. Es seguro que nosotros aquí, que tenemos más sol, lo haremos de manera inminente.

En Salamanca tenemos una empresa que ha sido pionera construyendo este tipo de instalaciones, se trata de Gamo Energías, y hemos preguntado a su gerente, José Carlos Buldón, por el autoconsumo eléctrico.

José Carlos, ¿cómo funciona, y de qué elementos consta, una instalación de autoconsumo eléctrico?

Pues es muy sencillo, los elementos básicamente son paneles solares, donde se genera una corriente eléctrica cuando incide la luz solar sobre ellos, e inversor, que modifica dicha corriente para que pueda ser utilizada por los aparatos de consumo eléctrico. Si queremos autoconsumir también por la noche, hemos de disponer además de baterías para acumular la energía durante el día.

¿Por qué en España se ha desarrollado menos el autoconsumo que en el resto de países de nuestro entorno?

Se ha hablado de diversas causas, pero, para mí, la que más ha influido ha sido la crisis económica, que en España ha sido más larga y profunda, haciendo crecer los temores a la hora de invertir. Prueba de ello es que, desde que está creciendo la economía, también el autoconsumo eléctrico lo está haciendo, y es de suponer que en los próximos dos años lo haga con mayor intensidad.

¿En qué sectores puede tener más aplicación el autoconsumo eléctrico?

Pues yo diría que prácticamente en todos, con los precios que está alcanzando la electricidad sale rentable en la mayoría de actividades. Si acaso, y por priorizar, podemos decir que salen mejor las cuentas en aquellas industrias o explotaciones que consumen mucha energía por el día, y en explotaciones agrícolas o ganaderas distantes de zonas urbanas donde es muy costoso llevar la red eléctrica pública, por ejemplo granjas, almacenes, bombeos, riegos, etc.

¿Y es la provincia de Salamanca un lugar apropiado para que se multipliquen estas instalaciones?

Por supuesto que sí, yo diría más, Salamanca, al igual que las provincias limítrofes, son lugares privilegiados para producir energía procedente del sol, hay un gran potencial de crecimiento y así se está percibiendo. Realmente es una oportunidad para las empresas de reducir sus costes fijos y, ¿por qué no?, también para los particulares y las administraciones públicas.