Domingo, 18 de febrero de 2018
Béjar al día

La PDB denuncia que no se puedan ver las obras de El Bosque

BÉJAR | Patrimonio y el Ayuntamiento de Béjar cuestionados por la transparencia en las obras de El Bosque

Puerta de acceso a la villa renacentista de Béjar

La Plataforma para la Defensa de El Bosque, vuelve a acusar de falta de transparencia a las autoridades municipales por no permitir que se vean las obras que se están realizando en el jardín de la entrada de la villa renacentista y además denuncia que no se están siguiendo los protocolos de actuación del Plan Director en cuanto al orden, el modo el tiempo y el presupuesto.

También inculpan a Patrimonio y al Ayuntamiento por falta de transparencia y por no facilitar información o copia digital de los proyectos públicos que se están llevando a cabo, pese a que el Alcalde ha manifestado en varias ocasiones que están a disposición de quienes los soliciten y han sido mostrados a la prensa, indicando que quienes tengan interés en verlos sólo tienen que pasarse por el consistorio. 

¿Qué oculta el alcalde tras el parapeto?

No ha tenido suficiente con privarnos de ver El Bosque nevado o de poder aprovechar estos días soleados para disfrutar de las imágenes invernales de nuestro Jardín Histórico, sino que, sobre todo, nos impide ver las obras que allí se llevan a cabo mediante una tupida malla (ver fotografía). Si a esto añadimos el ninguneo a que nos someten tanto él como el Director General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León, sólo podemos imaginar que alguna tropelía se traen entre manos.

A ambos les hemos solicitado información o copia digital de los proyectos que allí se están llevando a cabo, pues han de ser públicos, y lo que hemos obtenido ha sido una partida de ping-pong, con la única regla de pasarse la pelota de uno a otro eliminando la posibilidad de que alguien arbitre la contienda (¿recuerdan aquello del “vuelva usted mañana”?). El Ayuntamiento nos invita a que lo solicitemos a Patrimonio pues es el que da aprobación a los proyectos, mientras que Patrimonio nos insta a solicitarlo al Ayuntamiento pues además de ser el promotor de los proyectos es el que tiene mayor cota de propiedad sobre el BIC. En consecuencia, podemos decir que ambos mienten, pues ha sido Patrimonio el que ha encargado el Proyecto de ajardinamiento a dudosos expertos y el Ayuntamiento el que realiza en su oficina técnica el de la distribución interior de la Casa del Bosquero; de hecho, los pliegos de las Condiciones Económicas de este último, hace tiempo que están publicados en la web municipal. En esta contienda que mantienen ambos políticos, deberíamos pensar, que como nuestro alcalde es un caladero de votos importantes para el PP, le puede resultar complicado a Patrimonio obligar a que nuestro “jefe” cumpla la ley (ya se sabe, el PP legisla y los demás cumplimos).

En el año 2001 se aprobó el Plan Director, que además de costar unos buenos dineros, es el plan que establece las actuaciones de rehabilitación de El Bosque, en el que se determinan el orden, el modo, el tiempo y el presupuesto. Pues bien, lo aprobaron, lo guardaron en un cajón y si te he visto, no me acuerdo. Una de las indicaciones de dicho Plan es que primero había que realizar las obras en los edificios y el estanque, y a continuación las zonas ajardinadas y el resto para que no se perjudique a los jardines con las obras de los edificios. A nuestros populares mandatarios se les ha ocurrido ajardinar justo la entrada principal del Palacete, del que tan sólo se ha rehabilitado la cubierta, para echarlo todo a perder cuando se acometa dicha rehabilitación (¿o es que no piensan rehabilitarlo?).

Así pues, y teniendo en cuenta el dineral que se han gastado en reparar el dique del estanque hasta en tres ocasiones (antiguamente, eran unos canteros de algún pueblo del alrededor los que cada cierto tiempo lo reparaban con magnífico resultado), las varias intervenciones en la Fuente de la Sábana que sigue sin sábana, los tristes ajardinamientos del entorno del estanque, los proyectos que se están llevando a cabo y tantas otras cosas, siempre sin contar con el asesoramiento de expertos y a escondidas de la ciudadanía, sólo podemos llegar a una conclusión: tanto el alcalde como el director de Patrimonio mienten sin escrúpulos y además ocultan la verdad con la ausencia de transparencia en su gestión, de publicidad para sus proyectos y de testigos.

Plataforma para la Defensa de El Bosque