Viernes, 23 de febrero de 2018

El espíritu de Don Bosco vuelve a llenar las calles salmantinas de alegría a través del atletismo

Como no podía ser de otra forma, los centenares de aficionados participantes aportaron donativos solidarios para el Comedor de los Pobres
Un aficionado da ánimos a una de las participantes en la prueba. Fotos: Alejandro López

Es sin duda una de las citas más importantes del calendario popular para los salmantinos. Quizá no tiene el bombo de otras carreras, quizá no forme parte de ninguna organización, pero el respaldo de los antiguos alumnos, el de los miembros de los colegios Salesianos, y la enorme participación confieren a la prueba un halo especial. Le dan un toque familiar imposible de alcanzar en otra carrera. Sólo Don Bosco es capaz de conseguirlo y más este año, que la prueba celebra su XXV edición.

Aunque desde primera hora de la mañana los integrantes del Centro Juvenil de Salesianos Pizarrales y los numerosos voluntarios ya estaban activos, a partir de las 8 comenzaban las regulaciones en la zona de la Avenida Salamanca.

Y como no podía ser menos, el espíritu de Don Bosco hizo que los más pequeños fueran los grandes protagonistas tanto en sus carreras como haciendo que sus padres y acompañantes fueran también niños, aunque sólo fuera por un día.

Reportaje gráfico: Alejandro López

En breve ampliaremos la información con una gran galería fotográfica y resultados.