Sábado, 26 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Detenidas dos personas por intentar llevarse un sepulcro del yacimiento ‘La Atalaya’

Se trata de dos personas naturales de Ituero de Azaba y Cáceres que presumiblemente querían venderlo fuera de España

El subdelegado del Gobierno en la provincia de Salamanca, Antonio Andrés Laso, dio a conocer en la mañana del jueves, durante el encuentro con los medios de comunicación posterior a la reunión de la Junta Local de Seguridad Ciudadana con motivo del Carnaval, una importante operación en materia de protección del patrimonio desarrollada por la Guardia Civil en la comarca mirobrigense en las últimas semanas, que ha culminado con la detención de dos personas por el intento de expolio de un yacimiento.

Concretamente, estos dos detenidos intentaron extraer un sepulcro excavado en un bolo granítico de grandes dimensiones -y datado en la Alta Edad Media (siglos V al X)- que forma parte del yacimiento denominado La Atalaya IV, uno de los yacimientos que bajo esa denominación engloban varios sepulcros monolíticos.

Según informa la Guardia Civil, la operación se puso en marcha el pasado 6 de diciembre, tras detectar agentes del Seprona (dentro de las acciones de cumplimiento del ‘Plan para la defensa del patrimonio histórico’, que implica una vigilancia constante de todos los bienes del patrimonio histórico) que el citado sepulcro había sido objeto de manipulación con el fin de extraerlo del terreno, lo que había provocado graves daños en la pieza por la maquinaria o las herramientas empleadas.

A partir de ahí, la Guardia Civil puso en marcha una operación denominada Tymbo para intentar identificar y poner a disposición judicial a los autores de los hechos, de quienes se pensaba que estaban preparando el sepulcro para trasladarlo e intentar venderlo de forma ilegal fuera del país.

La operación, en la que han colaborado funcionarios del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León, llegó a buen puerto, permitiendo la detención el día 26 de enero de un varón de 52 años natural de Ituero de Azaba; y tres días después, el 29 de enero, de un varón de 43 años de edad natural de Cáceres. Ambos están acusados de un presunto delito contra el patrimonio histórico, por los daños y tentativa de hurto de la pieza arqueológica.

Las diligencias han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Ciudad Rodrigo. Durante la rueda de prensa de la mañana del jueves, Antonio Andrés Laso felicitó públicamente a los representantes de la Guardia Civil por este “brillante servicio”.