Sábado, 17 de febrero de 2018

El 90% de los castellanos y leoneses usa el móvil para conectarse a Internet

Además, la brecha generacional sobre el uso de las nuevas tecnologías se reduce al incrementarse los internautas mayores de 65 años

Los usos principales de Internet son la búsqueda de información y las comunicaciones interpersonales, seguidos del uso de redes sociales, el acceso a la banca ‘on-line’ y las compras en la web

El uso de Internet por parte de los ciudadanos y empresas de Castilla y León sigue dando pasos hacia su consolidación y no solo generaliza su uso, sino que va definiendo nuevas tendencias en el modo de desenvolverse en la sociedad de la información. El 77% de la población de la región utiliza Internet y el 71,5% lo hace de manera regular (al menos una vez a la semana). Uno de los aspectos en el que el acceso a la red ha dado un salto cualitativo es en cuanto al dispositivo de acceso. 

El 89% de los internautas castellanos y leoneses se conecta a Internet a través de su ‘smartphone’, con tarifa móvil, un porcentaje que ha crecido más de 30 puntos a lo largo de los últimos tres años. Así lo estima el informe ‘La Sociedad de la Información en España’elaborado anualmente por la Fundación Telefónica, y que en su edición de 2016 muestra la situación, los avances y el uso de las comunicación y los servicios digitales en el ámbito de los usuarios particulares y en el profesional por parte de las empresas, así como la relación de ambos con las administraciones públicas.

La implementación del uso de las nuevas tecnologías muestra sin embargo unas claras diferencias en cuanto a los grupos de edad en los que se encuentran los usuarios. Entre los más jóvenes el grado de adopción es prácticamente total: el 98,2% de los niños de entre 10 y 15 años son internautas y entre los 16 y los 24 años este porcentaje alcanza el 100%. Sin embargo, entre los mayores de 65 años solo el 28,2% de los ciudadanos hace un uso regular de la red, aunque la cifra ha aumentado en los últimos años, lo que ha contribuido a reducir la brecha generacional en cuanto a la digitalización.

Los usos principales que los habitantes de Castilla y León hacen de Internet son la búsqueda de información y las comunicaciones interpersonales, seguidos del uso de redes sociales, el acceso a la banca ‘on-line’ y las compras en la web.

Actualmente, el 77,5% de los hogares de la comunidad dispone de acceso a Internet y el 76,5%, prácticamente todos los que acceden, lo hacen con una conexión de banda ancha. Entre los motivos por los que el resto de viviendas no disponen de conexión a la red destaca la falta de conocimiento para utilizarlo, aunque este aspecto ha descendido más de diez puntos en los dos últimos años.

La implementación del uso de Internet en las empresas castellanas y leonesas tiene una evolución positiva, aunque aún se aprecian diferencias según el tamaño de las mismas. Mientras que la práctica totalidad de las empresas de 10 o más trabajadores (pequeñas, medianas y grandes), el 98,6%, dispone de acceso a Internet, el porcentaje de microempresas (menos de 10 trabajadores) que dispone de conexión es del 65,6%, una diferencia de 32 puntos entre ambos tipos de sociedades. Más amplia es aún la diferencia en cuanto a la existencia de una página web de la empresa. El 75% de las compañías de más de 10 trabajadores dispone de una dirección web propia mientras que solo el 29% de las microempresas dispone de este elemento.

Herramienta de trabajo

Las empresas de la región encuentran en la conexión a Internet una herramienta que facilita sus operaciones y su trabajo del día a día. Los usos más arraigados son la firma digital en las transacciones electrónicas y la emisión de facturas con tratamiento automatizado. Esta última operación, que realiza una de cada tres empresas con acceso a Internet (33,9%), tiene un grado de implantación en Castilla y León superior a la media nacional.

En relación a la interacción con la Administración por parte de los ciudadanos y empresas de la comunidad, el 61,9% de los internautas ha contactado con los servicios públicos por Internet, el 46% ha descargado formularios oficiales y el 39% ha enviado formularios cumplimentados en línea. En cuanto a las empresas, el 87% de las que disponen de conexión a Internet se relaciona con las administraciones públicas a través de este medio, mientras que prácticamente todas (99,4%) las que usan la firma digital lo hacen para relacionarse con la Administración. Entre los trámites que las empresas de Castilla y León realizan completamente a través de procedimientos electrónicos destacan la declaración de impuestos y la declaración de contribuciones a la Seguridad Social.

El estudio elaborado por la Fundación Telefónica analiza además una serie de aspectos del comportamiento de los usuarios en relación a las nuevas tecnologías tomando como referencia el conjunto nacional. Según sus conclusiones, el año 2016 consolidó el avance de la digitalización de la sociedad española: los ciudadanos quieren, tienen y usan más y mejores infraestructuras y servicios, y lo hacen en cualquier circunstancia y desde cualquier dispositivo. A

demás, el pasado año se alcanzó un punto de inflexión en cuanto al entorno de Internet fijo: por primera vez las líneas de nueva generación (fibra óptica) superaron en número a las líneas ADSL, hito al que se llegó el pasado mes de agosto. En el entorno móvil, el despliegue de las líneas 4G ha permitido que el 95% de los españoles estén cubiertos por esta tecnología, un aumento de casi veinte puntos sobre las cifras del año anterior. De hecho, el tráfico por la red 4G creció el 208% entre septiembre de 2015 y septiembre de 2016.

Nuevos usos

La televisión de pago conectada a Internet se incrementó en gran medida hasta alcanzar los 5,8 millones de suscriptores, gracias en parte a la comercialización de paquetes convergentes y a las nuevas funcionalidades como el vídeo bajo demanda, la televisión a la carta, la posibilidad de grabar contenidos y la de descargarlos para su visionado sin conexión.

La brecha generacional en el uso de Internet se reduce también en el ámbito nacional, ya que el uso por parte de los mayores de 65 años experimentó un crecimiento del 11%. Otra diferencia que sin embargo se amplía es la del uso del teléfono móvil como dispositivo preferido de conexión en detrimento del ordenador, cuyo uso cayó cinco puntos en un año. Donde se dio un paso de gigante en el año 2016 en cuanto a dispositivos electrónicos fue en el uso de tabletas entre los mayores de 65 años, que anotaron un crecimiento del 219%.

Las principales actividades para la que los usuarios españoles utilizan Internet son comunicarse mediante mensajería instantánea, leer el correo electrónico, acceder a redes sociales, utilizar programas de ofimática, gestionar operaciones bancarias, realizar compras, operar con las administraciones, asistir a cursos de formación y ver la televisión.

Garantía de privacidad

El estudio ‘La Sociedad de la Información’ realiza un análisis sobre las tendencias de comportamiento en cuanto a la preservación de la privacidad del usuario, y estiman que el 83% de los internautas dejarían de utilizar un servicio determinado si este no controla la privacidad. En este ámbito, el 60% de los usuarios desactiva el GPS de su móvil y el 49% desconecta o tapa sus cámaras web. Estos porcentajes se incrementan entre los jóvenes de entre 14 y 19 años, de los cuales el 70% desconecta el geolocalizador y el 76% bloquea la cámara.

En el ámbito empresarial, la mensajería instantánea y los asistentes virtuales se incorporan como canal de comunicación, y el Big Data –análisis de los perfiles de los clientes y de los que aún no lo son– desplaza a las aplicaciones para clientes como el principal objetivo de inversión. En el campo laboral, el 79% de los internautas que tiene móvil de empresa lo utiliza para su vida personal y el 68% instala aplicaciones personales en su móvil de empresa.