Lunes, 19 de febrero de 2018
Ledesma al día

Almenara de Tormes rescata las labores de la matanza típica

Vecinos y amigos se reúnen este fin de semana para degustar un rico menú matancero con la carne del cerdo como ingrediente, una hembra de 310 kilos
Afanados en el chamuscado antes del despiece del cerdo, en la matanza típica de Almenara de Tormes

El frío de la mañana animaba a acercarse a la lumbre y degustar unas ricas rosquillas, perronillas y otros dulces acompañados de aguardiantes, uno de los rituales que forman parte de la matanza tradicional que este fin de semana se celebra en Almenara de Tormes, incluida dentro de la segunda edición del Circuito de la Fiesta Tradicional de La Matanza, una iniciativa impulsada por la Diputación de Salamanca. Recuperación de una tradición que además en Almenara tiene su faceta solidaria, con la recogida de alimentos no perecederos para el Banco de Alimentos de Salamanca.

Buen pesaje del cerdo, una hembra de 310 kilos, y mejores platos los que se preparan con su carne para la merienda-cena del sábado y la comida de convivencia del domingo. Sopas de ajos, chichas, patatas meneás... para una menú matancero que reúne a los vecinos y amigos de Almenara de Tormes en torno a la mesa.

Pero antes de probar las viandas hay mucho trabajo por hacer, porque desde primera hora los vecinos, ataviados con los blusones y delantales de matanceros, se afanan en las labores de la matanza. Siguiendo la tradición, los hombres se encargan del despiece; las mujeres de elaborar los ricos platos.

Son los entresijos de una labor que, durante generaciones, se llevó a cabo en los pueblos en invierno –para una buena matanza, una buena helada- con el fin de llenar la despensa de carne para el resto de la temporada. Hoy, la tradición de la matanza es casi un reducto, aunque no faltan los pueblos que organizan anualmente una jornada para recuperar esta tradición.

Ver más imágenes: