Lunes, 28 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Los rumores no se apalabran

Crónica de la 5ª tienta del Bolsín 2018, celebrada en la tarde sabatina en la plaza del Hotel Conde Rodrigo II, con vacas de Fernando Sánchez Arjona
La tienta contó con vacas de Fernando Sánchez Arjona | Fotos Adrián Martín

Si son capaces de tomar el lógico relevo, algunos de los adolescentes que han toreado esta tarde llenarán a reventar los “tablaos” en un no lejano carnaval. Unos lo harán vestidos de corto en el festival del sábado, otros en la novillada picada del martes y espero que el domingo y el lunes se siga reservando para los aspirantes clasificados por el Bolsín Taurino Mirobrigense. Apunto el verbo espero en condicional, porque no es de ahora que los constructores insinúen la posibilidad de suprimir el festejo del lunes para organizar otro tipo de espectáculo. ¿Otra novillada con picadores? Les reto que demuestren qué novillero puntero del escalafón actual traería más gente que los chicos elegidos por el Bolsín. Ya se lo digo yo: ninguno.

Se da la paradoja que bastara un rumor para que el novillero local sin caballos de moda, triunfador del pasado Bolsín y que tan buenas maneras apunta, ya hubiera llenado los “tablaos” este carnaval sin estar anunciado oficialmente, algo que hasta cierto punto podría ser normal. Lo que no entiendo es el cabreo que se llevaron después los constructores al comprobar que este no aparecía en los carteles oficiales y ponerse, como se han puesto, con el pobre Concejal de Festejos. Los rumores no se apalabran. Esto demuestra que aún hoy se espera con expectación a los muchachos que atesoran calidad, pero para eso antes hay que formarlos, darles tiempo y oportunidades, algo que se lleva realizando bastante bien por cierto, en nuestro Carnaval del Toro. Después cuando sean figuras, si a ellos les apetece o les cuadra a sus apoderados, se dejarán acartelar en nuestra ciudad para colgar el cartel de      “no hay billetes”.

Aunque bien presentadas, fuertes y serias, esperaba más del tentadero de esta tarde. Abrió la prueba una bonita vaca colorada que embistió después con franqueza, humillando y colocando bien la cara por ambos pitones. Animal de nota que no se vio secundada por el resto del encierro de Fernando Sánchez Arjona donde predominó la casta exigente y sin entrega para toreros de más experiencia. Suele suceder con estos chavales tan poco toreados que cuando las becerras atesoran clase ellos se vienen arriba ya que técnica la tienen bien aprendida en las escuelas. Pero si estas desarrollan complicaciones, solo los más toreados son capaces de resolver.

Los alumnos de la escuela de Salamanca Manuel Martín y el portugués Leonardo Passareira, que ya tienen en el esportón bastantes novilladas, solventaron la prueba con cierta boyantía demostrando que en lo que a oficio se refiere podrían, sin problemas, torear un  novillo en el carnaval. Luis Marcos, de la Escuela Taurina de Madrid, está menos toreado, pero es un muchacho que le baja la mano a las becerras, templa, se coloca bien e intenta hacer despacito e importancia las cosas.

De la productiva  escuela de Badajoz, Sebastián Caricol volvió a demostrar que es otro de los favoritos aunque en esta ocasión tuviera que dejar a un lado el toreo barroco pinturero demostrado el domingo pasado y tirar de arrojo y casta para sobreponerse a la exigente segunda becerra. Antonio Zurdo, de la escuela de Salamanca, es hasta ahora la grata sorpresa. Atesora gracia, desparpajo, gusto y afición, lo que unido a su aspecto aniñado hace que cale rápido entre los aficionados. Para él fueron los aplausos más sonados de toda la tarde por parte de un numeroso y fiel público que a pesar de todo sigue fielmente al Bolsín el cual, este año si, les está demostrando el respeto que se merece.

Jesús Cid