Viernes, 23 de febrero de 2018

1218-2018.  800 años de la Universidad de Salamanca(I)

Este 2018 la Universidad de Salamanca celebra sus primeros 800 años de vida. A lo largo de este periodo tan dilatado, la Universidad ha funcionado sin interrupción excepto dos años durante la guerra civil española de 1936 a 1939.

La Universidad de Salamanca nació de los Estudios Generales salmantinos fundados por el rey Alfonso IX de León y que otro rey Alfonso X el Sabio convirtió en Universidad de Salamanca en 1252 ratificado por el Papa en 1254. Salamanca en muy poco tiempo se unió a las universidades europeos de prestigio junto a Bolonia en Italia, la Sorbona en Francia, y Oxford en Inglaterra.

La Universidad de Salamanca mantuvo durante la mayor parte de su historia cinco Facultades Derecho Canónico, Teología, no en vano era una Universidad eclesiástica, Leyes, Medicina y Artes-Filosofía. Junto a esa Facultades se impartían enseñanzas complementarias de Humanidades, Matemáticas, Música e Idiomas.

Como otras universidades de su tiempo se especializó sobre todo en Leyes y asesoró a los reyes a lo largo de los siglos. 
La Universidad de Salamanca se financiaba con sus propias rentas procedentes mayoritariamente de propiedades rústicas y también de arrendamientos urbanos como todavía se pueden observar en edificios del casco antiguo de Salamanca donde en su fachada aparece el acrónimo de UNIV, señalando la propiedad del edificio.

Sin duda su época de esplendor coincide con el reinado de los Austrias que apoyaron decididamente a la Universidad, la cual inició un proceso de internacionalización tanto hacia Europa con numerosos estudiantes irlandeses y de otras nacionalidades y hacia la recién descubierta América donde sirvió de modelo de funcionamiento para las primeras Universidades americanas como Santo Domingo o San Marcos de Lima en Perú.

La participación de la Universidad de Salamanca en la creación del Derecho Internacional denominado Derecho de Gentes fue muy importante. La denominada Escuela de Salamanca representada entre otros por el jesuita Francisco de Vitoria  reflexionó sobre las consecuencias de la conquista y colonización americana planteando por primera vez la diferencia entre los derechos del Estado y los derechos del individuo, asi como los conflictos internacionales y las razones para una  “guerra justa”.

Con los Borbones se continuó con la expansión de Salamanca y su Universidad como prueban la construcción de la maravillosa Plaza Mayor pero también por lo que se llama la Ilustración salmantina llevada a cabo por toda una serie de profesores que querían acercar la ciencia moderna singularmente las Matemáticas y la Gemometría a los estudiantes. En esa generación se distinguieron ilustrados afectos posteriormente a la doctrina Liberal y que jugaron un papel destacado en las Cortes de Cádiz y en el Trienio Liberal como Miguel Martel, Diego Muñoz Torrero o Ramón de Salas. Lo cual demuestra la evolución de la Universidad de Salamanca y su adaptación a los nuevos tiempos y a las modernas corrientes de pensamiento.

Esta situación de autonomía financiera y académica terminó con las desamortizaciones del siglo XIX que convirtieron las propiedades de la Iglesia y de instituciones como las Universidades en bienes nacionalizados y posteriormente vendidos en subasta pública.

A partir del siglo XIX la decadencia de la Universidad de Salamanca dependiente de los escasos presupuestos del Estado se acentuó notablemente sobre todo tras la publicación de la Ley Moyano de 1854 que creó un sistema educativo muy centralizado dependiente del Gobierno que supuso la concentración de la mayor parte de las enseñanzas en la Universidad Central de Madrid.