Lunes, 28 de mayo de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El tentadero que no vio San Sebastián

Jesús Cid resume la tercera tienta del Bolsín celebrada en la tarde del sábado en la finca Las Medias Fuentes con vacas de Caridad Cobaleda

De un tiempo a esta parte todos los años alguna de las tientas de selección se celebran no solo fuera de nuestra ciudad, incluso más allá de los límites geográficos de la región. Es algo que nunca he criticado, es más me parece que, a nivel publicitario, le viene bien tanto a la organización como a la propia ciudad. Ahora, que el día del patrón del pueblo y habiendo celebrado los dos primeros tentaderos en Extremadura no se tenga el detalle de realizarla en casa, me parece un brindis al desatino.

Lo cual no quita para reconocer que asistir a una finca a presenciar esta faena campera se acerca a la esencia y es mucho más bello que cualquier otra cosa o en cualquier otro sitio. Por mucho que llegar a Medias Fuentes, la finca de Caridad Cobaleda, se haya convertido en poco menos que una odisea semejante a un safari africano. Después el tentadero no ha cumplido con las expectativas que se habían creado por tratarse de una ganadería que cría en pureza dos de los encastes más genuinos y especiales de la cabaña brava española como son el de Urcola, que es la rama más pura de Vistahermosa, y el de los Vega Villar, que procede del cruce de Veragua con Santa Coloma y que da esos pelos berrendos tan espectaculares en todas sus variantes. No tuvo empuje ni entrega el encierro en el que hubo una becerra  con tantísima calidad y dulzura como poca fuerza y otra del encaste Urcola que humilló con cierta fiereza y fijeza  por el pitón izquierdo.

Entre los aspirantes  casi todos han rayado a un aceptable nivel pese a la dificultad de las oponentes  pasando con cierta solvencia el trámite. Se ha podido comprobar que hay chicos con calidad y técnica como para ir ya apuntando a cotas mayores. Destacar al francés que se ejercita en la escuela taurina de Salamanca Raphael Laurent “El Rafi” que posee ese toreo innato francés que aúna verticalidad y buen gusto. El portugués Leonardo Passareira, de Nave de Haver, que ya ha toreado bastantes novilladas sin caballos, ha demostrado mucho oficio y conocimiento de los terrenos dejando un buen sabor de boca. Como lo ha dejado también el cordobés José Manuel Romero con esas cositas y detalles de los toreros del sur. Cerró el tentadero un joven llegado desde Toledo. Fue el triunfador del certamen Alfarero de Plata del año pasado, responde al nombre de Jorge Molina y dejó los muletazos más encajados, hondos y sentidos de toda la tarde.

Mañana el Bolsín regresa al pueblo, que hoy al menos y por tratarse de la festividad de su patrón, no tuvo que abandonar.

JESÚS CID