Lunes, 25 de junio de 2018

¿Puigdemont o…?

Siguen pasando las semanas desde la celebración de las elecciones catalanas, y aún no está para nada claro quién va a ser el presidente de la Generalitat, dado que el único candidato que parece ‘investible’ por apoyos, Carles Puigdemont, está huido en Bélgica y no puede pisar suelo español so pena de ser arrestado y encarcelado.

Esta circunstancia lleva a plantearse qué puede ocurrir, y si tendrán que celebrarse nuevas elecciones autonómicas. Y es que, a la vista de los informes de los letrados del Parlament, no parece que el reglamento de la cámara permita investir telemáticamente a un candidato que se encuentra en el extranjero. Por ello, esta circunstancia solo podría darse si la propia mesa del Parlamento ‘forzase’ la interpretación del reglamento de la cámara para llegar a darse esa posibilidad.

En este sentido, precisamente esta semana se ha constituido la mesa del Parlamento catalán, para lo cual el independentismo ha hecho gala de su mayoría, siendo investido presidente del Parlament el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Roger Torrent.

Pero, para añadir más incertidumbre al asunto, y si bien, en principio, la elección de alguien de ERC como presidente del parlamento llevaría a pensar que éste facilitaría la elección telemática de Puigdemont, las propias declaraciones de Torrent no dejan para nada claro este asunto, al señalar que “le corresponde valorarlo a la Mesa del Parlament”, indicando que “no entraré a valorar situaciones hipotéticas”.

Esto, podría dar a entender que quizá no se facilite la elección de Puigdemont vía telemática, pero, sin embargo, se puede llegar a pensar lo contrario al ver otras palabras del presidente del hemiciclo catalán, en las que señala que “hablaré con todos los grupos y no sería serio si planteara ya la posibilidad de una hipotética investidura hasta ver cual es el candidato que genera más consenso”, añadiendo que “si es el señor Puigdemont habremos de hablar de cómo piensa afrontar esta investidura”.

En definitiva, que como todo lo que viene sucediendo en la política catalana en el último año, parece que la nota habitual va a seguir siendo la ambigüedad y la incertidumbre, y no se podrá saber hasta última hora qué podrá suceder.

Por otro lado, si finalmente no pudiese llevarse a cabo la elección telemática de Puigdemont ¿Qué sucederá? Desde ERC apuntaban hace unas semanas que el ‘plan B’ para ellos, en caso de no poder designarse a Puigdemont, era elegir a Oriol Junqueras, pero éste sigue en la cárcel y no se sabe si saldrá de la misma ni cuándo, por lo que no parece una opción muy viable.

Por tanto, cabe preguntarse ¿Tiene una alternativa factible y real a Puigdemont el independentismo, en caso de que no pudiese acometerse su investidura? En este sentido, parece claro que, si la respuesta es no, tendrá que haber una repetición de elecciones, ya que el bloque constitucionalista se encuentra en minoría y, por tanto, no podrá lograr los apoyos necesarios para plantear una candidatura alternativa a la independentista.

Y entre que toda esta cuestión se aclara o no, seguiremos en otro nuevo periodo de incertidumbre sobre la política catalana.