Martes, 23 de enero de 2018
Ciudad Rodrigo al día

El Ciudad Rodrigo arranca el año con buen juego pero ni pizca de suerte

El Villa de Simancas aprovechó un notable error del Ciudad Rodrigo para poner el 1-0 mientras que el 2-0 llegó en un discutido penalty

[LA CRÓNICA]

Tras no poder estrenar el nuevo año la semana pasada por culpa de la nieve, el Ciudad Rodrigo arrancó en la tarde sabatina por fin el 2018, aunque casi mejor haberlo dejado para otro día, porque los mirobrigenses no tuvieron ni pizca de suerte frente al equipo con el que estaban empatados a puntos en la tabla, el Villa de Simancas, que también tuvo descanso forzado la semana anterior.

El Ciudad Rodrigo arrancó muy bien el encuentro en Simancas, controlando el juego prácticamente por completo tras desplegar el planteamiento que habían trabajado durante la semana de entrenamientos. Sin embargo, en ese tramo inicial no hubo ocasiones de relevancia.

Transcurrido el primer cuarto de hora del partido, el Villa de Simancas mejoró sus prestaciones, entrando el partido en una fase de cierta locura, donde ambos equipos generaron varias ocasiones tras verse alterados los planteamientos que tenían. Por parte local, se puede destacar una falta botada en el 20’ que se marchó por poco por encima del larguero, mientras que por parte visitante, Carli realizó una intentona en el 31’ que se perdió al lado del palo izquierdo de la portería del Villa de Simancas.

El encuentro estaba en esa situación de ‘igualdad’ cuando llegó el primer gol de los locales aprovechando un grave error mirobrigense en la salida, concretamente a la hora de realizar un pase horizontal. El gol hizo mucho daño al Ciudad Rodrigo, que veía como todo el esfuerzo desplegado en el primer tiempo, con el control y las ocasiones más claras, había sido ‘en balde’ por culpa de un error propio.

Eso hizo que los minutos previos al descanso los dominase el Villa de Simancas, que estuvo cerca de poner el 2-0 en un par de jugadas: en el 42’, Manu hizo un paradón a un jugador que se quedó sólo frente a él, mientras que un par de minutos después una intentona lejana se perdió por poco por encima del larguero.

En el paso por vestuarios, el Ciudad Rodrigo hizo reset, saliendo con mucha hambre a la segunda parte, ofreciendo un gran juego con progresiones por ambas bandas, internadas y varias ocasiones, pero el portero local estuvo bastante atinado, por ejemplo en el 65’, al despejar un claro disparo de Dani Crespo.

Sólo tres minutos después llegó la acción que cambió de forma definitiva el rumbo del partido: el árbitro señaló un penalty que los mirobrigenses protestaron mucho, pero el balón acabó en el fondo de la red. Acto seguido de este gol, el Ciudad Rodrigo tuvo otra gran ocasión en las botas de Carli, pero de nuevo se toparon con el portero del Villa de Simancas.

Aunque el Ciudad Rodrigo siguió enchufado hasta el final, el hecho de tener que arriesgar hizo que los locales tuvieran alguna ocasión más en los últimos minutos, que solventó Manu. Por cierto, que en esa recta final, los mirobrigenses reclamaron un penalty no pitado en el área del Villa de Simancas por una mano de un jugador local.

Este 2-0 supone, además de estrenar el año con derrota, y de prolongar la sequía goleadora fuera de casa (con este ya son tres partidos sin marcar como visitantes), dejar perdido el goal-average frente a un rival directo en la tabla (el Ciudad Rodrigo ganó 1-0 en la jornada inaugural del Campeonato).


[ZONA MIXTA] El técnico mirobrigense Daniel Romo explicó que había sido un partido “de pequeñísimos detalles”, considerando que “no nos hemos merecido perder nunca, nunca, pero el fútbol es así y en el fútbol moderno los equipos hacen mucho daño cuando hay errores del rival”.

El técnico se queda con que, tras el 1-0, “el equipo ha dado la cara y hemos sido muy superiores al Simancas: hemos encontrado zonas intermedias y muchas conexiones con cercanos y alejados”. Aunque ve el resultado como “injusto”, Daniel Romo reflexiona que “sino ganas es porque eres peor que los demás y tienes que trabajar más si cabe aún”.

[LO PRÓXIMO] D21, 16.30h., en el Francisco Mateos, frente al Universidad de Valladolid.