Miércoles, 25 de abril de 2018

La palabra de Fernández Román rinde un emocionante "tributo de admiración" al maestro Julio Robles

El emotivo acto, moderado por la periodista salmantina Mónica Alaejos y organizado por la Federación de Peñas Helmántica, llenó de aficionados y profesionales el Casino de Salamanca Palacio de Figueroa

La palabra de Fernández Román y sus numerosos recuerdos sobre Julio Robles rindieron homenaje al maestro con un Casino de Salamanca que llenó sus butacas de profesionales y aficionados.

"Buen amigo y buen torero", sentenció el periodista vallisoletano, quién homenajeó con todos los calificativos al diestro salmantino, "una figura del toreo que tiene un puesto de honor para siempre en el toreo". Recordó la debilidad del diestro por las plazas de toros de Salamanca y Valladolid y las tardes de gloria que forman ya parte de la historia de la Tauromaquia.

Los recuerdos de Robles en el terreno personal, "el Julio persona" sobre el caracter que cambió de forma drástica tras la cogida en Beziers en 1990 fue lo más emotivo del acto. Su esencia, su carisma, su afición y su grandeza como ser humano puso a todos de acuerdo en este "tribuno de admiración" a un referente indiscutible.

"Julio es un maestro imperecedero al que seguiremos honrando siempre como genio del toreo", añadió.

Madera de Roble

A la joya literaria que regaló el periodista Fernández Román a los aficionados, se sumó la proyección del documental 'Madera de Roble', un reflejo de cómo Salamanca se metió en el corazón del torero desde sus inicios y una proyección de su concepto asentado, su quietud y su sobriedad. Un maestro siempre en el corazón de Salamanca.