Martes, 16 de enero de 2018
Alba de Tormes al día

“El fútbol en Santa Marta y Alba de Tormes es totalmente diferente”

ALBA DE TORMES | Iván, Daniel, Gonzalo, Hugo Ortega, Hugo Maide y Héctor señalan la profesionalidad y la competitividad como las principales diferencias apreciadas por ellos entre los clubes de ambas localidades
Iván, Daniel, Gonzalo, Hugo, Hugo y Héctor

Alba de Tormes y Santa Marta de Tormes tienen muchos más vínculos en común que formar parte ambas localidades de la provincia de Salamanca o llevar en su nombre el apellido Tormes. Tienen en común vínculos estrechamente ligados al deporte y dentro de esas conexiones aparecen nombres como Iván, Daniel, Gonzalo, Hugo, Hugo o Héctor que estrechan aún más los lazos deportivos entre ambos municipios salmantinos.

En principio, seis nombres no dicen nada. Pero cuando a esos nombres les acompaña una cara, el indicativo de ser jugadores en las distintas categorías de la Unión Deportiva Santa Marta y el haber dado sus primeros pasos en el mundo del fútbol en Alba de Tormes, los vínculos, conexiones y lazos entre Santa Marta y Alba de Tormes aparecen como por arte de magia.

Los seis protagonistas también tienen rasgos comunes entre ellos. Empezaron a practicar fútbol en la villa ducal y por distintos motivos, hoy en día lo hacen en Santa Marta. Ya sea por buscar un salto de calidad en la práctica deportiva, en su formación como jugadores, o un mayor número de aspiraciones para convertirse en futbolista en el día de mañana. Eso sí, sin descuidar los estudios.

El fútbol de Alba de Tormes carece de profesionalidad

Profesionalidad o competitividad son algunos de los adjetivos calificadores que más repiten los seis protagonistas al comparar el fútbol en Santa Marta y Alba de Tormes. Motivos que un día decantaron la balanza de los chavales a la hora de abandonar su pueblo y tener que dirigirse a la localidad santamartina para disfrutar de lo que más les gusta.

“El campo de juego, las instalaciones, el material, las equipaciones, e incluso, hasta los entrenamientos cambian por completo”, señalan al unísono los seis jugador de la UD Santa Marta. Las diferencias son más que notables y no parecen haberse estrechado con el paso del tiempo.

Desde el más mayor de todos, Iván (17 años), hasta el más pequeño, Héctor (8 años), reiteran la anterior afirmación y sueñan con que algún día estas diferencias sean cosa del pasado y ningún jóven de Alba de Tormes tenga que dejar atrás el fútbol de su pueblo por falta de profesionalidad, competitividad o compromiso para encontrarlo en otro lugar.