Domingo, 22 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

La responsable del Club de Rítmica, entre las miles de personas que pasaron 18 horas atrapadas

En el lado opuesto, Ciudad Rodrigo se ha convertido en una vía alternativa para intentar llegar hacia Madrid

Teniendo en cuenta los miles de vehículos que quedaron atrapados (se estima que unos 3.000-4.000), no era de extrañar que hubiera algún vecino de Ciudad Rodrigo entre las personas a las que la nieve les jugó una mala pasada en la jornada del sábado cayendo en la ‘ratonera’ en la que se convirtió la Autopista AP-6.

Al menos tenemos constancia del caso de la responsable del Club de Gimnasia Rítmica de Ciudad Rodrigo, Kathya Díaz, que estuvo 18 horas atrapada en la AP-6, viviendo una situación desesperante, principalmente por la falta de ayuda a lo largo de todas esas horas.

En su caso, quedó atrapada “en todo el meollo”, concretamente en el kilómetro 66 en sentido decreciente de la AP-6 (el problema llegó a afectar a 64 kilómetros), tras haber puesto camino a Madrid a las 14.30 horas. Los problemas llegaron para ella y sus compañeras de viaje a partir de las 18.15 horas, cuando se empezó a generar la gran retención. Eso sí, previamente a ello ya habían visto algún coche derrapar por culpa del mal tiempo, por lo que se habían puesto en contacto con Emergencias para informar de la situación.

Según explica Kathya Díaz, el problema en la AP-6 fue que en torno al kilómetro 82 un camión chocó con un vehículo en un momento donde en teoría ya no podían circular camiones (“pero nadie lo vigilaba”). Producto del choque, el camión quedó cruzado, empezándose a generar el gran tapón, que evidentemente nunca pensaron que les hiciese pasar hasta 18 horas bloqueados (“la nieve llegó hasta las rodillas”), y sin ninguna ayuda.

La responsable del Club de Gimnasia Rítmica explica que durante la noche y la madrugada se fueron sucediendo situaciones de todo tipo, como personas diabéticas que no tenían insulina, una chica que llegó a tener 41º de fiebre, o un bebé al que dieron cobijo en su vehículo para que tuviese calefacción.

En este sentido, Kathya Díaz destaca que hubo “una solidaridad impresionante”, intentando cada uno de los implicados ‘intercambiar’ lo que tenían (agua, mantas, cigarrillos,…) en una situación totalmente imprevista para todos ellos. Por ejemplo, para poder tener agua, llegaron a recoger nieve con botellas para deshacerla (así se hicieron por ejemplo biberones para los bebés).

La luz no la empezaron a ver hasta el mediodía del domingo, cuando por fin llegó a donde ella y sus compañeras estaban la Unidad Militar de Emergencias, que, tras repartirles por fin algo de ayuda, logró habilitar un camino de paso entre la nieve para poder retroceder un tramo y salir del lugar.

Kathya Díaz apunta que ella, al igual que otros afectados por la situación, están pensando en denunciar judicialmente lo vivido para reclamar responsabilidades. Entre los aspectos más criticados está por ejemplo que las quitanieves que veían pasar no llevaban agua o mantas para repartir. Por cierto, que para facilitar el paso de los quitanieves, llegaron a empujar vehículos a mano.

Curiosamente, Ciudad Rodrigo se ha convertido en esta jornada de domingo en un camino ‘alternativo’ para intentar llegar a Madrid evitando el trayecto normal entre Salamanca y Madrid, como reflejó en un tweet en la tarde dominical uno de los colaboradores del programa de televisión El Intermedio, Gonzo.