Miércoles, 25 de abril de 2018

Recet@s Mágic@s

Los niños escriben una carta a los Reyes con sus justificaciones y deseos para conseguir unos regalos mágicos y, los adultos reflexionan sobre lo que necesitan para resolver sus necesidades y problemas para renovar sus objetivos vitales. Para que estos deseos se cumplan a lo largo del año, el determinante más importante es el compromiso personal de llevarlos a cabo para que se constituyan en realidades.

En la esfera personal, en relación con la Salud, un buen propósito es disminuir los hábitos tóxicos asociados al consumo de tabaco y alcohol y, comer menos y hacer más ejercicio para controlar el sobrepeso y la obesidad. En el ámbito interpersonal, mejorar las relaciones familiares y, aumentar el compromiso social, comprendiendo y ayudando a los más vulnerables y desfavorecidos. Para alcanzar estos objetivos no existen recetas mágicas, la magia brota de nosotros mismos a través de la voluntad, siempre que seamos capaces de vivir y convivir compartiendo los proyectos vitales con la familia, los amigos y, los compañeros de profesión y ocupación. También con los conciudadanos, porque somos humanos e interdependientes y, esta es la base de los proyectos sociales como el desarrollo, la prosperidad y, la sostenibilidad equilibrada de la Sociedad.

Todos estos buenos deseos dependen de pequeños esfuerzos diarios para hacerlos realidad. No son necesarias ni pastillas ni medicamentos para lograrlos. No obstante, les darán muchos consejos y recomendaciones para lograrlos en los medios de comunicación y las redes sociales. Incluso utilizarán razonamientos científicos y terapias alternativas; pero no se dejen engañar porque no existen ni píldoras, ni recetas mágicas. La magia está en cada uno, en su autoestima y en la fuerza de la voluntad para poner en valor la Salud frente a la enfermedad o el riesgo. Lo importante es no esperar a que nuestras expectativas se cumplan por azar, con un remedio o un nuevo hallazgo. A la lotería se juega todos los días con lo que se piensa, se cree y se hace.

La buena noticia es que la Salud depende fundamentalmente de cada uno, no depende de creernos héroes sino personas con capacidad de funcionamiento y voluntad para conseguirlo. Cada uno de nosotros puede cambiar la realidad y las cosas y, sobre todo, cambiar la Vida para que ésta sea más saludable y, disfrutar de la misma todos los días. Porque en el comportamiento diario se deben reflejar los componentes esenciales de la Salud, lo físico o biológico, lo psíquico o mental y lo social. La Salud se consigue en cada comida, en cada paseo de cada día y, en los comportamientos interpersonales y sociales. Las evidencias y razonamiento científico así lo indican, lo fundamental es llevar a cabo un estilo de vida saludable. Sólo así se aumentan las posibilidades de vivir con ciertos niveles de Salud y, se obtiene mayor capacidad de funcionamiento, bienestar y calidad de vida.

En mi opinión, frente a las excentricidades, memeces, egoísmos y la independencia, está la Educación, la formación y las evidencias y, el sentido común que son las herramientas fundamentales para llevar a cabo un estilo de vida saludable que ofrece las mayores posibilidades de vivir y convivir saludablemente, todo el 2018 y, en cualquier territorio.

 

JAMCA