Lunes, 16 de julio de 2018

Feliz 2018

215

Iré al bar de Emilio cuando acaben las uvas, los brindis, los abrazos y el reparto de buenos deseos. Allí tendré sesión doble o triple de reparto de buenos deseos, abrazos y brindis. Jugaremos a ser felices durante unas horas y ganaremos la partida, que vamos a pasárnoslo bien, a disfrutar, a reír, a cantar… A olvidar.

Olvidaremos que en pleno siglo XXI volvimos al año 155. No hablaremos de las cifras del paro; ni de cómo algunos empresarios se benefician de las ventajas de firmar contratos indefinidos, aunque luego despidan al trabajador “por no cumplir el período de prueba”, haciendo de lo indefinido precario y de lo precario lo habitual; ignoraremos los recortes, la corrupción, las injerencias del gobierno en la Justicia… Brindaremos.

Como cada año.

Como el año que viene.

Por si no nos vemos, Feliz 2018 y que Rajoy nos sea leve.

Por si no nos vemos, Feliz 2018 y que sigamos viéndonos en la lucha para conseguir no olvidar. Aunque nos cueste tanto