Miércoles, 25 de abril de 2018

Nuevo año

El nuevo año estará marcado por multitud de acontecimientos ligados a las celebraciones del VIII centenario de nuestra prestigiosa Universidad

El fin y principio de año suele ser un buen momento para hacer un repaso de los acontecimientos pasados más sobresalientes y de las previsiones de futuro de mayor interés. Intentaremos hacerlo de la manera más sencilla posible, desgranando, no todos, pero sí algunos de los datos más dignos de tenerse en cuenta.

Mirando sencillamente para atrás, podemos destacar las primeras actuaciones del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, retirándose del Acuerdo de París sobre el cambio climático, o declarando capital de Israel a la ciudad de Jerusalén, en contra de las recomendaciones de las Naciones Unidas. Grave la tensión de guerra atómica con Corea del Norte. Sin ocultar la construcción del muro entre Norteamérica y Méjico para impedir el paso de posibles refugiados procedentes del sur.

Otro episodio que ha dado carrete a lo largo del año ha sido la aplicación del brexit o separación de la Gran Bretaña del resto de Europa, en concreto de la Unión Europea.

Y también la proclamación de la liquidación definitiva de la dominación parcial del Isis y su califato islámico en el Oriente Medio.

El hambre sigue dominando en el Yemen, en Etiopía, en Sudán del Sur y en otros tantos lugares, sobre todo de países africanos. Y también continúan los atentados islámicos en países europeos, africanos y asiáticos, con intentos también en los Estados Unidos.

Y cómo no destacar las oleadas de refugiados que continúan intentando llegar a Europa, quedando muchos de ellos sepultados en las aguas del Mediterráneo.

En España, naturalmente el gran acontecimiento ha sido todo el proceso de separación de Cataluña del resto de España, con la consiguiente aplicación del artículo 155 de nuestra Constitución, por la que el gobierno de Madrid tomó el control de la Autonomía catalana, y se celebraron elecciones el 21 de diciembre, aunque con no muy claros resultados y con graves dificultades para conformar un gobierno adecuado y estable.

Habría que destacar también los viajes del Papa Francisco a Colombia para apoyar el proceso de reconciliación, y al sudeste de Asia, en concreto Myanmar y Afganistán, buscando también caminos de encuentro.

¿Y del futuro qué decir? Es de suponer que muchos de los males señalados anteriormente continúen en el año próximo. Ojalá se pueda conjurar el terrible peligro del uso de las bombas atómicas con las que Corea del Norte amenaza a la del Sur, a Japón y a los Estados Unidos. Un mal paso dado por el líder coreano o por el norteamericano podría terminar en un tremendo desastre con multitudes de muertos de uno y otro lado.

Continuará el intento de encontrar el mejor acuerdo para un fin digno del ya famoso “brexit”. Y seguirán las tentativas de secesionismo por parte de diversos movimientos separatistas en el interior de Europa, presumiblemente también en nuestra querida Cataluña.

El hambre y las migraciones seguirán siendo una desastrosa realidad, difícilmente solucionable, porque los países más adelantados no parecen tener mayor interés en resolverlo.

En España, ¿seremos capaces de mantener el tipo y de alargar el periodo de la presente legislatura hasta la celebración de elecciones generales en el año previsto de 2020?

Por parte del Papa Francisco continuarán los viajes a varios países de América, inmediatamente a Perú, pero también a otros países de diversos continentes. En Roma sobresale el Sínodo sobre los jóvenes, que tendrá lugar en el mes de octubre próximo.

En la Iglesia de España no se prevé ningún acontecimiento a destacar, fuera del Año Santo Teresiano, que tiene lugar en Ávila y Alba de Tormes.

En Salamanca continuaremos con la aplicación de las conclusiones de la Asamblea Diocesana. Y con los primeros pasos de los nuevos arciprestazgos y del reajuste de delegaciones diocesanas. Naturalmente, no podemos olvidar que, en este año, si Dios quiere, tendremos un nuevo sacerdote, cosa que no ocurría desde hace varios años y es un gran regalo para la diócesis.

Y, para terminar, debemos señalar que el nuevo año estará marcado por multitud de acontecimientos ligados a las celebraciones del VIII centenario de nuestra prestigiosa Universidad.