Lunes, 16 de julio de 2018
Béjar al día

El Grupo Cultural San Gil cuestiona la respuesta del Alcalde sobre las obras en El Bosque

BÉJAR | El Grupo cultural San Gil duda de que se hayan trasplantado ejemplares arbóreos y sobre los restos arqueológicos no encontrados

Intervención en el jardín de El Bosque

El Grupo Cultural San Gil cuestiona la respuesta hecha pública por el Alcalde de Béjar sobre las fotos que han salido a la luz de la intervención en el jardín de El Bosque, y sobre la capacitación de los profesionales que están trabajando en estas obras, que señalan que no se han encontrado restos arqueológicos de un antiguo palacete, cuando el Grupo San Gil dice que ellos nunca han aludido a una edificación anterior en ese lugar, sino a piezas de cantería desplazadas desde un edificio al este del palacete actual y de las que dio cuenta en 1966, Vicente Oliva. El Grupo Cultural también muestran dudas sobre las aclaraciones de Alejo Riñones respecto a varios ejemplares de árboles y duda que se hayan trasladado de lugar para su conservación.

Además acusan al Alcalde de no permitirles ver el proyecto de la intervención, pese a que él mismo señaló en rueda de prensa que estaba a disposición e todas aquellas personas que quieran consultarlo y fue mostrado a los periodistas presentes.

Atila en El Bosque (II): Cuestionando la respuesta del Alcalde

En su respuesta en rueda de prensa del 19 de diciembre, el Ayuntamiento de Béjar admite haber suprimido ejemplares arbóreos del espacio delantero del palacete, supuestamente trasplantados a otra parte. Dada la absoluta falta de transparencia en la gestión de lo público que practica el actual equipo de Gobierno, esperamos ver la prueba de que tal cosa sea cierta: por ejemplo, permitiendo nuestra visita al lugar donde esos árboles hayan sido trasplantados. Recordamos a los bejaranos que en su día, cuando se iban a iniciar las obras de rehabilitación del estanque, desde el Grupo Ecologista ACUHO se pidió respetar algunos de los plátanos situados junto a los pretiles y trasplantar el resto; los responsables de la obra prometieron hacerlo, pero finalmente todos fueron talados. Con tales precedentes, este Grupo Cultural no se fía ni un pelo de quienes llevan tantos años maltratando este excepcional Jardín Histórico. Esperamos respuesta a esta petición, señor alcalde: ¿dónde están los ejemplares trasplantados?

También aseguran que se ha realizado una intervención arqueológica previa al caballo de Atila y que tal intervención no ha arrojado resultado alguno. Así, afirman no haber encontrado restos de ningún posible palacete, demostrando su profunda ignorancia sobre el caso: desde San Gil no se aludía a ninguna edificación anterior allí, sino a las piezas de cantería desplazadas desde el edificio arruinado (al este del palacete actual) y de las que daba cuenta Vicente Oliva en una entrevista de 1966, además de un posible cubo en esquina documentado en el plano de El Bosque de 1871. Entre esas piezas se conservan varias perfectamente visibles y ya reutilizadas, pero en el ángulo noreste del espacio arrasado por el Ayuntamiento se aprecia una acumulación de piezas que sería conveniente desmontar y estudiar, siquiera para conocer el momento en que fueron depositadas. Por otra parte, la intervención arqueológica en un jardín histórico requiere de técnicas menos invasivas que las habituales, como las que solicitábamos en nuestro escrito del 27 de septiembre a la Dirección General de Patrimonio en forma de pregunta:

«¿Se ha previsto una intervención arqueológica en la huerta (o en los demás espacios) con el fin de determinar los vestigios sólidos del trazado original, tales como canalizaciones, atarjeas, cimentación de posibles fuentes, etc., y de estructuras ligeras propias de la jardinería, tales como zanjas de drenaje, surcos de plantación, bandas de terreno compactado en calles, etc.?; en caso de que así sea, ¿se van a utilizar métodos apropiados a las características del BIC, es decir, procedimientos indirectos y no destructivos, capaces de detectar tales estructuras ligeras con técnicas como fotogrametría infrarroja, resistividad magnética, magnetometría, radar, etc., según experiencias de excelente resultado como la del Privy Garden de Hampton Court (1993), y más discreto en casos españoles como la Casa de Campo de Madrid o el jardín del palacio de los Castejones en Ágreda?».

Para evitar la destrucción de esas estructuras ligeras, la Dirección General autorizó el empleo de tales técnicas en el jardín de Ágreda (que ni siquiera está declarado BIC-Jardín Histórico), cumpliendo lo que establece el artículo 39 de la Ley de Patrimonio: ¿por qué en el caso de El Bosque las mismas autoridades no han procurado «por todos los medios de la técnica la conservación, consolidación y mejora» de este Bien de Interés Cultural? En cualquier caso, solicitamos la consulta de la memoria arqueológica correspondiente a esa intervención, en tanto documento público, en el plazo más breve posible.

En su rueda de prensa, el Ayuntamiento insiste en que los trabajos de jardinería en El Bosque siguen un proyecto redactado y ejecutado por «un equipo de profesionales», pero no nos permiten la consulta de dicho proyecto, a pesar de haber sido solicitado por nuestra asociación desde hace meses: algo huele a podrido en el reino de Riñones. Por la información de la que disponemos, ese proyecto lo firma un arqueólogo completamente incompetente para intervenir en un jardín histórico y el personal que dirige su ejecución está lejos de lo que puede entenderse por arquitecto paisajista o jardinero, incumpliendo de nuevo el artículo 39 de la Ley de Patrimonio. Por otra parte, si los «arquitectos» a los que también aluden son los mismos que firmaron el proyecto de restauración del entorno del estanque (2007-2010), El Bosque vuelve a estar en las peores manos posibles y tendremos en Béjar otro ejemplo miserable de cómo destrozar un jardín histórico. Queremos verdaderos profesionales, cualificados y expertos en la materia, no advenedizos y chapuceros como hasta ahora.

Acerca del arrasamiento del espacio de entrada a El Bosque y de previsibles intervenciones del mismo cariz, nuestra asociación ha dirigido un escrito muy serio al Director General de Patrimonio para que ordene la paralización de los trabajos hasta que se cuente con un proyecto con suficientes garantías técnicas y profesionales. Entretanto, los recursos destinados al «Programa mixto de jardinería» pueden ser derivados a la conservación y mejora de otros jardines y parques de Béjar que no tienen la categoría de BIC. También se le pide respuesta motivada a diversas solicitudes anteriores sobre el caso, copia de los proyectos en curso y de las autorizaciones otorgadas por el mismo órgano, la rehabilitación interior de los edificios antes de cualquier intervención de jardinería en sus inmediaciones (de acuerdo con lo establecido en el Plan Director), la apertura inmediata de El Bosque a la visita pública (en cumplimiento de la Ley) y, de nuevo, la constitución del Consejo Asesor de El Bosque en las condiciones establecidas por el Plan Director desde 2001 (el escrito completo se podrá consultar en breve).

Esperamos, por enésima vez, que el Ayuntamiento de Béjar recapacite, abandone la ignorancia y la barbarie acostumbradas y permita que las intervenciones en El Bosque sean proyectadas y ejecutadas por personas con la cualificación técnica y profesional que este BIC-Jardín Histórico requiere.

GRUPO CULTURAL SAN GIL