Jueves, 19 de julio de 2018
Béjar al día

‘El Buen duque’ formará parte de la colección ‘Don Francés de Zúñiga’

BÉJAR | Presentación de la biografía sobre el duque don Manuel de Zúñiga y Guzmán, de Emiliano Zarza Sánchez

Emiliano Zarza y Josefa Montero

La cuarta publicación integrada en la Colección ‘Don Francés de Zúñiga’ se presentó en el salón de actos del Centro Integrado de Formación Profesional de Béjar el pasado viernes a las 20 horas. El Centro de Estudios aprobó en pleno de 2014 honrar a un bejarano difunto ilustre cada año por medio de una biografía que inauguró, y de ahí el nombre de la colección, José Antonio Sánchez Paso con Don Francés de Zúñiga.

Este año el CEB había decidido homenajear al X titular del Ducado de Béjar, don Manuel de Zúñiga y Guzmán, llamado por la historiografía El Buen Duque (Béjar, 1657- Buda, 1686), único duque enterrado en Béjar, concretamente en el cementerio de San Miguel, donde reposan sus restos desde el siglo XIX, momento en que su cadáver fue hallado en el convento desamortizado de monjas de la Piedad. Su biógrafo, Emiliano Zarza Sánchez, es un experto en su figura, como bien lo ha demostrado a lo largo de sus trabajos y artículos de investigación. De hecho ganó el premio ‘Ciudad de Béjar’ de 2013 con una obra dedicada a su muerte,  La participación del X Duque de Béjar, D. Manuel de Zúñiga en el Sitio de Buda (1686), entre otras.

El pasado viernes, como decimos, el Centro de Estudios Bejaranos presentó la biografía del duque don Manuel titulada Historia del Buen Duque don Manuel de Zúñiga (1657-1686). Una actualización de la biografía del X Titular de Béjar. Tras la presentación del autor, llevada a cabo por la presidenta del CEB, Josefa Montero García, quien desgranó los artículos dedicados a la figura del Buen Duque y la trayectoria investigadora de Emiliano Zarza, quien por cierto es miembro de la institución, el autor abordó distintos aspectos de la vida del duque, desde su nacimiento pasando por su ascendencia paterna y materna, la influencia que sobre él y su educación tuvieron tanto la muerte temprana de su padre, el duque don Juan Manuel, como la tutoría de su madre y sus tíos maternos, o el contexto político de la corte y el posicionamiento de la Casa de Zúñiga en favor de la reina regente Mariana de Austria que tanto habría de influir en la trayectoria vital del duque. También explicó su boda con doña María Alberta de Castro y Portugal, su descendencia, sus distintos e infructuosos, en muchos casos, intentos de marchar como soldado a Flandes, cosa que acabó consiguiendo, su frustrado nombramiento como gobernador de Flandes, su destierro por lances de honor y su partida como venturero o voluntario a Hungría en la considerada última gran cruzada contra el infiel. No se entendería su vida, no obstante, sin comprender el contexto barroco en que se movía, marcado por el honor, la defensa de la fe y del trono, y el gran aparato proto periodístico de la corte que se hizo eco de la muerte en el campo de batalla de este duque, recibido como Grande de España por el mismísimo emperador del Sacro Imperio en sus habitaciones particulares. Su fama de valentía, de honda piedad y honor corrieron como la pólvora en una Europa cuya lupa estaba puesta en la contienda. Múltiples milagros se sucedieron a lo largo de los dominios de la Corona Hispánica y su cuerpo fue honrado allá por donde pasó.

Emiliano Zarza agradeció al CEB el haberle permitido publicar esta biografía, un encargo que seguro hará las delicias de los lectores.

Carmen Cascón Matas