Domingo, 22 de abril de 2018
Las Arribes al día

Varios ejemplares de razas continentales realizaron ejercicios de Busca de Caza en un ‘gallinero’ de perdices

La competición se desarrolló en el coto de la localidad toledana Las Ventas de Retamosa, propiedad de El Cortes Inglés, terrenos en los que únicamente se realizan un par de ojeos al año por invitación

Algunos de los participantes en las pruebas / REP. GRÁFICO: ANTONIO VICENTE

A la invitación del Club Español del Braco Alemán (CEBA) he podido corresponder asistiendo a la localidad toledana de Las Ventas de Retamosa para juzgar, junto a otros colegas y amigos, sus pruebas de Busca de Caza de invierno para perros de muestra Continentales los días 13, 14, 15 y 16 de este mes. Las pruebas de Busca de Caza son propias de la Primavera, en esa época del año se hacen sobre perdices ya emparejadas mientras que ahora se realizan sobre perdices agrupadas en bandos lo cual hace que su comportamiento sea muy distinto al que tienen en Primavera, ahora más esquivas y bravías, lo que hace que los perros deban tener más pericia para poder mostrarlas y cumplir con las normas y exigencias de la prueba. Se trata en definitiva de comprobar la calidad de los perros puestos ante las perdices en situaciones dispares.

El coto de Las Ventas de Retamosa, propiedad de la firma comercial El Corte Inglés desde los tiempos de Ramón Areces, es sin duda el coto de España con mayor densidad de perdices, un verdadero ‘gallinero’ como decimos en el argot; esta excesiva densidad de perdices unida a la también extrema abundancia de liebres dificulta en exceso el trabajo de los perros que deben estar muy bien adiestrados y muy concentrados para no ser eliminados en sus turnos de trabajo.

Las liebres las cazan los cazadores locales y las perdices, que son el plato fuerte del coto, son ‘gestionadas’ por la citada firma comercial, nunca bajo criterios económicos sino a través de invitaciones entre personas del mundo empresarial u otras dedicaciones, que son invitados a ojeos tantas veces como sea necesario para tener controlada la población de perdices según el criterio de los guardas del coto.

Precisamente estos días no hemos podido concursar en una de las zonas del coto pues estaba previsto, próximamente, dar un ojeo en esa zona con ocho puestos y donde está previsto cazar unas 400 perdices, según me dijo uno de los guardas.

En lo relativo a los aficionados al pero de muestra, allí se permite pagando una cantidad de euros al día, sacar los perros para entrenar y ponerles en contacto con las patirrojas. Recuerdo una frase que me dijo uno de los guardas uno de estos días y que hace referencia a la importancia de la caza en esta zona. “Aquí la caza ha dado mucho que comer...”, y creo que lo sigue haciendo, los ojeadores también son vecinos del pueblo reclutados por los guardas y que cobran por estos servicios. Quizás sea por todo este cúmulo de circunstancias que a la entrada del pueblo por la carretera que llega desde la vecina localidad de Camarena hay un gran mural de azulejos donde además de dar la bienvenida a los visitantes figuran las perdices y las liebres como parte de los ‘monumentos’ locales.

Desarrollo de las pruebas

En lo respectivo a las pruebas, la presencia de presentadores y perros ha sido escasa, quizás por la crisis, o quizás porque los clubs de raza, que son las entidades organizadoras de estas pruebas, deban mejorar su gestión para atraer la presencia de más participantes.

Independientemente del desarrollo de las pruebas y de los resultados que se pudiesen dar para mí, como juez, siempre es atractivo añadido ver si hay presencia de perros jóvenes que podamos ver de gran calidad y que puedan marcar el futuro de la raza a la que pertenezcan.

En este aspecto el bretón Quin de Peñalobera y el braco alemán, Nala de Gordoncillo, presentados por Lucho Fuentes y Gonzalo García, respectivamente, son ejemplares que ilusionan a cualquier aficionado. El portugués Luis Sousa ha obtenido con sus bracos resultados importantes especialmente con Querida da Quinta do Meirinho y el catalán Albert Morchón llagó el sábado para presentar entre otros a su joven Vulinic dei Briganti Sardi un braco de mucha calidad que colmará en el futuro las exigencias de Albert.  De los perros de Javier Nuñez, estando todos al nivel de costumbre, han sobresalido estos días Ibon de Coplilla en solos y Grau des Puig Seguer en la batería de parejas.

Lucho y Gonzalo viajaron desde León para presentar los tres primeros días, Núñez viajaba cada mañana desde su domicilio en Azuqueca de Henares para participar pero Luis Sousa ha viajado desde  Portugal y ha estado presente los cuatro días como Javier Núñez  y Albert Morchón viajó la noche del viernes desde Cataluña para presentar sus perros solamente el último día. Son personas muy comprometidas con el Club, lástima que al menos el último día no haya estado presente nadie de la directiva para agradecerles su compromiso con el club, labor que tuvimos que hacer los jueces tras dar el último rapport cuando no era nuestro cometido.

Como en estas fechas Pointer Club y Setter Club de España también han hecho pruebas de invierno en otros cotos de la zona, hemos coincidido con sus jueces, presentadores y directivos (los del Setter Club, los otros estaban missing) en el hotel de Torrijos donde nos alojaron y hemos hablado de la cinofilia y sus problemas. Han sido unos días de reencuentro con amigos a los que nos une la locura de ver a los mejores perros de muestra mostrar perdices allá donde se nos convoque a una prueba, cada cual en su papel. Ahora esto queda suspendido hasta primeros de febrero donde toda la cinofilia europea se da cita en Andalucía; hay que estar allí, esas pruebas son, comparativamente, nuestros JJOO particulares.

Antonio Vicente, juez canino internacional