Domingo, 18 de febrero de 2018

Las matriculaciones de vehículos eléctricos en Castilla y León crecen un 52%

Aunque sólo son 565 unidades, se espera que sigan creciendo y la Junta apostará por instalar más puntos de recarga

Los puntos de recarga para coches eléctricos llegarán a Salamanca

El número de matriculaciones de vehículos eléctricos en Castilla y León creció el año pasado el 52%, hasta alcanzar las 565 unidades. Las previsiones apuntan a que continúe el incremento paulatino de estos modelos de vehículo con la implantación de mayor número de puntos de recarga en la comunidad, que actualmente dispone de unos 300 –de los cuales 200 son de carácter público–, así como de las ayudas habilitadas para la adquisición de este tipo de vehículos.

El director general de Energía y Minas, Ricardo González Mantero, que ha participado, en el Ente Regional de la Energía (EREN) de León, en una jornada de difusión de la movilidad eléctrica en el marco del proyecto europeo ‘Prometeus’, ha recordado que lo que se espera es dar a conocer el estado actual de la tecnología relacionada con los vehículos eléctricos. «Estamos en un mundo en el que tenemos que dar un paso adelante hacia la electrificación», ha resaltado Mantero.

De hecho, el representante de la Junta de Castilla y León ha insistido en que la comunidad es productora de electricidad en cantidades que «no solo permiten abastecer la demanda en un 174% con energías renovables, sino que se dispone de un 74% a mayores para poder exportarlo. «Esto solo con renovables», ha afirmado el director general de Energía y Minas, quien aludió también a la generación eléctrica que se lleva a cabo mediante el carbón. «Para Castilla y León, tener cada vez más usos eléctricos y desviar consumos e otros combustibles en usos domésticos o de transporte hacia electricidad, es importante», ha recalcado.

La intención de la Junta es que el público sea conocedor de las posibilidades existentes en materia de movilidad eléctrica, así como del modo en el que se pueden cargar estos vehículos y del despliegue de puntos de carga que se está llevando a cabo. Este último, precisamente, es uno de los aspectos que el Ejecutivo autonómico defiende que hay que impulsar. Entre todos los edificios administrativos de la Junta existe un total de 62 puntos de carga, con el objetivo de que los vehículos de la administración que sean susceptibles de cambio puedan sustituirse por modelos eléctricos. «Estamos con una implantación y crecimiento rápido», ha declarado Mantero, que sin embargo estimó que las matriculaciones son aún «escasas» respecto al total de vehículos que se matriculan.

En cuanto a implantación de estos puntos de carga, González Mantero estimó que Castilla y León se encuentra «bastante por delante», tan solo precedido de grandes ciudades como Madrid y Barcelona, en especial en lo que a los edificios administrativos se refiere.

Las ayudas disponibles para la adquisición de estos vehículos rondan actualmente los 6.000 euros para los modelos totalmente eléctricos y unos 4.500 euros en el caso de los híbridos enchufables.