Sábado, 21 de julio de 2018
Ciudad Rodrigo al día

Ya están en pie los pilares del nuevo puente del Risco de Martiago

El presidente de la Diputación Javier Iglesias visitó las obras, que se interrumpirán previsiblemente hasta el verano

Visita a las obras

La comarca de Ciudad Rodrigo es escenario en estos momentos de la obra más importante que tiene en marcha la Diputación de Salamanca: la construcción de un nuevo puente en el Risco de Martiago, cuyas obras fueron visitadas en la mañana del jueves por el presidente de la entidad provincial, Javier Iglesias, los diputados de zona Marcelino Cordero y Manuel Rufino García, y varios responsables políticos de la zona.

Esas obras marchan por buen camino, estando ya en pie los tres grandes pilares que tendrá el nuevo viaducto, que vendrá a sustituir en uso al que ha estado funcionado desde los años 50. Según apuntó en la mañana del jueves Javier Iglesias, tenían informes que decían que ese viejo puente ya ha dado de sí “todo lo que podía dar”, y “ya no está en condiciones adecuadas para estar ahí aguantando otra serie de años”.

Al estar ya en unas condiciones “límite”, había dos opciones sobre la mesa, reparar ese puente o construir uno nuevo, con un coste casi similar. Aunque la reparación era un poco más barata, “nunca tendríamos las garantías” que da el realizar una obra nueva, de ahí que se decidiese levantar una nueva estructura, siendo “la obra más importante que estamos realizando desde la Diputación por la dificultad técnica y la cantidad económica”.

El coste concreto de la intervención es de 1.421.145€ (IVA incluido), siendo la entidad encargada de la construcción la Unión Temporal de Empresas General de Construcciones Civiles (Gecocsa) –con sede en Carbajosa de la Sagrada- y Metalizard –con sedes en Béjar y en Venta de Baños (Palencia)-.

Hay que recordar que esta UTE es la segunda adjudicataria de las obras, después de que hubiese una primera adjudicataria que renunció a las mismas al plantearse cambios en el proyecto (con un incremento en el coste), al ser necesario cambiar la ubicación de los estribos del puente, ya que en el emplazamiento inicialmente previsto se produjeron desprendimientos durante las pruebas (eso hizo que el puente vaya a ser 13 metros más largo que el diseñado en un primer momento).

Javier Iglesias explicó que se están dando los últimos retoques a los apoyos de los tres pilares principales del nuevo puente, que contará con dos pilares auxiliares. Una vez estén listos, sólo restarán tres meses de obra, aunque no serán del tirón.

Según indicó el presidente de la Diputación Provincial, lo que falta por hacer es una intervención “complicada”, ya que hay que hacer una serie de maniobras complejas desde abajo para colocar el ‘tablero’ del nuevo puente.

Para poder llevar a cabo esta parte, la Diputación está supeditada a recibir el permiso de la Confederación Hidrográfica del Duero, señalando Javier Iglesias que “estimamos que la Confederación no se puede arriesgar a que pueda llenarse el pantano, que es prioritario en un año seco como éste”. De este modo, la parte que resta “comenzaría posiblemente en verano, cuando la Confederación nos permita volver a reanudar las obras”. Una vez eso ocurra, quedarían tres meses de intervención.

Una vez finalizado, el nuevo puente servirá para comunicar pueblos como Martiago y Agallas, pero “también vertebra el suroeste de la provincia de Salamanca y lo comunica con Extremadura”.