Viernes, 15 de diciembre de 2017

“My Heart Will Go On”. 20 años después

Después de 20 años la película Titanic sigue siendo una de las más famosas y recordadas por todos. Coincidiendo con este vigésimo aniversario del film de James Cameron, se acaba de publicar “Titanic. Historia de un Fenómeno” un libro en castellano que habla de lo complejo que fue el proceso de rodaje y de los efectos de un plan de marketing que hicieron que se convirtiera en un fenómeno en todo el planeta y que fue mucho más allá de lo cinematográfico.

Titanic ganó en su día 11 Oscars, fue la película más taquillera de la historia y consiguió catapultar a Leonardo DiCaprio, con tan solo 23 años, a la cima de los actores más deseados.

Pero en esta sección vamos siempre a la música y es que la, por todos conocida, canción “My Heart Will Go On”, de 1997, de la canadiense Céline Dion, fue uno de los sencillos más vendidos de la historia con más de 15 millones de copias, ganando 4 premios Grammy y el Óscar a la mejor canción original, además de ser el tema musical más emitido a nivel global en todas las radios del mundo.

Este sencillo, al igual que le pasó a DiCaprio con la película en sí, puso a Céline Dion en lo más alto de la música de finales de los ’90, pero hay ciertas curiosidades al respecto. Una de ellas es que esta canción, que se anticipa como melodía o leitmotive durante el film, solo apareció al final de la película, es decir, en los créditos y con eso bastó para convertirla en una de las más reconocidas canciones de entre todas las bandas sonoras del cine.

Otra de las curiosidades es que Céline Dion se negó a cantar esta canción, al no estar convencida de su mensaje y parecerle inapropiada. Pero tras una charla con René Angelil (marido y manager) finalmente decidió grabar una demo, la cual es la única grabación que hizo del tema. No hubo más, así que sobre su pista de voz se hicieron todos los arreglos orquestales y finales.

Es fascinante que de una sola toma haya podido surgir un tema tan bien ejecutado, haciendo muestra de su capacidad vocal y sobre todo de su sensibilidad a la hora de interpretar este tipo de baladas. Quizá si hubiera grabado el tema nuevamente no habría conseguido esa frescura y emotividad.

A veces con una vez que se hagan bien las cosas basta.